adiós

martes, 18 de febrero de 2014

El aura americana. Lo más granado del “american cool”.

Por los entresijos de la historia de cómo el término inglés cool, nacido en el entorno del jazz en los años 40, ha llegado adquirir el claro valor encomiástico que posee en una de sus acepciones, se entrevé lo que podríamos llamar la creación del alma norteamericana. Cuando digo alma, me refiero a esa imagen ideal que proyectamos de nosotros mismos y que acaba por ser una especie de sombra  perseguida de cerca, pero al tiempo huidiza y evanescente. Esa imagen, en mi opinión, está caracterizada por un alto grado de narcisismo reactivo que da sus mejores frutos en la individualidad exacerbada que tiende a establecer sus propias reglas frente a una sociedad vista como algo opresivo. Seguramente, ligado a la música, el adjetivo empezó su andadura como un término que en el ámbito de una comunidad con ciertos tintes marginales servía para crear una contracultura identificatoria. Relajado o tranqui, son palabras que se podrían asociar a lo que el cool encomiástico  significaba alrededor del saxofonista Lexter Young. Entre ese elogio de lo que podríamos llamar my way, lo opuesto en el fondo al goethiano solo el villano sigue su capricho, el noble aspira a ordenación y a ley, y el resultado final, un cumplido canón de belleza tan física como anímica, no hay mucha distancia. 

Los frutos excelsos de la quintaesencia del hombre hecho a sí mismo  reinan en todos los terrenos. Desde septiembre, en la National Portrait Gallery, de la Smithsonian Institution, organiza una exposición de retratos (American Cool) con el Gotha del cool, lo más cool de lo cool, podríamos decir, para evocar cómo en la palabra se mezcla un frío aliento con un sabor intenso. Los retratados, de distintas generaciones, tienen que haber superado pruebas estrictas, que se resumen en una serie de condiciones, en absoluto fáciles de cumplir. En efecto, los elegidos deben reunir al menos tres de las siguientes dotes

  • 1.) an original artistic vision carried off with a signature style
  • 2.) cultural rebellion or transgression for a given generation
  • 3.) iconic power, or instant visual recognition
  • 4.) a recognized cultural legacy

He aquí algunas de los semidioses escogidos:

Fuente de las imágenes: 1, 2

Enlarged imageCourtesy Alfred Eisenstaedt / LIFE ©Time Inc.

M. Davis. © Aram Avakian

Basquial. © Dmitri Kasterine

H. Bogart. © Phillipe Halsman Archive

M. Brando. © Phillipe Halsman Archive

Hendrix. © P. McCartney

J. Dean. © Roy Schatt

 

F. Sinatra. © Herman Leonard Photography LLC

B. Holliday. © Bob Willoughby

- Cool en el diccionario.

Carnaval de los perros y gatos: dos citas y unas fotos. Ejemplos de resignación suprema

 

Maeterlinck sobre los perros:


“En todas las formas de vida que nos rodean, ni una, salvo el perro, se alía con nosotros. Es el único ser vivo que ha encontrado y reconoce a un dios indudable, tangible, irrecusable y definitivo. Sabe a quién consagrar lo mejor de sí mismo. Sabe entregarse más allá de sí mismo. No tiene que buscar un Poder perfecto, superior e infinito en las tinieblas, las mentiras sucesivas, las hipótesis y los sueños”. (cit. en Les larmes d’Ullisse, Grenier, Roger, Gallimard, 1998).

 

imageValéry, Paul, Cuadernos (1894-1945), Galaxia Gutemberg, 2007, p. 521. trad. de M. Privat, F. Sáinz y A. Sánchez Robayna.

 

(Fuente de las fotos)

Brazil

Brazil

Brazil

Brazil

Brazil

Brazil