adiós

viernes, 22 de marzo de 2013

Primavera. Barullo infantil, jubilosamente, jubilosamente, para darle la bienvenida al año.

 

William Blake Songs of Innocence and Experience, Spring, Tate PublishingWilliam Blake, Songs of Innocence and Experience

William Blake, ‘'Songs of Innocence and of Experience': 'Spring'’ 1794, reprinted 1831 or later

La primavera
¡Que resuene el flautín
que ahora está callado!
Delicia de las aves
de día y de noche;
el ruiseñor
en la quebrada,
la alondra en el cielo,
festivamente,
festivamente, festivamente,
para darle la bienvenida al año. (Verisón de A. Restrepo)

miércoles, 20 de marzo de 2013

La exposición de abril en colaboración con la Escuela de Arte de Huesca: Plurilingüismo, un homenaje a las vanguardias históricas. En la E.O.I.1, de Zaragoza, del 22 de marzo al 29 de abril de 2013.

"En la figura que se llama oximoron, se aplica a una palabra un epíteto que parece contradecirla; así los gnósticos hablaron de una luz oscura; los alquimistas, de un sol negro." (El Zahir, en El Aleph, J. L. Borges, Obras completas, RBA-I. Cervantes, 2005, p. 591)

La Escuela de Arte de Huesca, el nombre del centro del que parten las obras expuestas, una institución presente en muchas otras ciudades, no deja de ser un conmovedor oxímoron, esa figura retórica en la que se combinan en una frase dos ideas contrapuestas, pero de las que a menudo nace un hermoso retoño. Pasa en otros ámbitos también, en muchos matrimonios, porque el amor hecho pareja es un oxímoron del surgen a veces buenos frutos.

Si algo caracteriza al arte actual es el reinado de la idea sobre la técnica, hasta el punto de que no pocos creadores se limitan a concebir la obra en su cabeza para delegar después su realización en hábiles artesanos, y eso porque el colmo, que sería exponer solo ideas, debe ser complicadísimo. El mejor artista hace mucho que dejó de ser, entre otras cosas, el más hábil, para pasar a ser solo el más listo, el más original, el más libre, el más esencial o el más honesto. Y ya se sabe que esas cosas no se pueden enseñar y tienen muy poco que ver con el aprendizaje de un oficio. Quedan pocos restos de lo que ocurría hasta que el romanticismo reforzó la concepción del Arte, con mayúscula, nueva religión sustitutoria que igualaba toda una serie de manifestaciones dispares. Antes de eso, había otros dioses, pero sus vicarios no eran los artistas, artesanos por entonces, meros depositarios de saberes seculares. Con ellos, el aprendiz, además de hacer de criado del maestro, se convertía en el depositario de sus técnicas. Después, llegó el artista hecho a sí mismo, por lo menos en su fase definitiva, cuando se alza por encima de los demás. Lo resume con gracia F. de Azúa: “En consecuencia, aunque un artista moderno permitiera la entrada de aprendices en su estudio, no serviría para maldita la cosa. El aprendiz no podrá aprender nada. Ni un truco. Sólo grandes ideas” (F. de Azúa, Diccionario de las Artes, Anagrama, 2002, p. 60).

Menos mal que quedan sitios como esta Escuela de Arte de Huesca en los que, dejando de lado el nombre, se aprende a hacer las cosas con esmero, dedicación y perspectiva histórica, bajo la tutela, en el caso que nos ocupa, de Luisa Monerri, responsable del apartado teórico, y Macu Vicente, la profesora de Segundo curso de Gráfica Publicitaria, bajo cuya supervisión los alumnos han realizado los carteles expuestos, inspirados en algunas de las muchas vanguardias históricas. Cada uno de los carteles se presenta con un folleto en el que se explica su proceso de producción, a partir de un par de mapas mentales,

imageDetalle de uno de los mapas mentales citados

diagramas, sobre el tema del plurilingüismo que realizaron todos los participantes en común. Además, en el folleto se ilustran los antecedentes históricos del movimiento de vanguardia al que está ligado estilísticamente el cartel, a menudo con notable rigor filológico.

Hace poco se quejaba P. Auster en su correspondencia con Coetzee de que “ya nadie cree que la poesía (o el arte) sea capaz de cambiar el mundo. Nadie tiene que cumplir una misión sagrada. Ahora hay poetas por todas partes, pero solo hablan entre ellos”; Coetzee, por su parte, insistía en el carácter ligero del arte o la poesía de hoy en día y añadía: “Me da la impresión de que a finales de los setenta o principios de los ochenta pasó algo que provocó que las artes perdieran su papel protagonista en nuestra vida interior" (Aquí y ahora, Anagrama y Mondadori, 2012, p. 100 y 106). Dejando a un lado el hecho de que quejas como estas son seguramente un intermitente lugar común, cabe señalar que las vanguardias históricas de la primera parte del siglo pasado, a  las que rinden homenaje los carteles expuestos, fueron quizá el punto culminante de la concepción de la actividad artística entendida como parte de la vida misma, como aquello lo que debía articularla, darle sentido, orientarla, cambiarla, dinamitarla, mantenerla en vela. Nunca como entonces el arte se mostró tan expansivo, si no totalitario: cocina futurista, trajes suprematistas, muebles constructivistas, naipes surrealistas, y prescripciones, mandamientos, proclamas, reglas, programas, expulsiones, anatemas, suicidios, toda una amplia gama de comportamientos típicos de los creyentes en una fe. Battiato, hace unos años evocaba con ironía los excesos futuristas en una de sus canciones:

D' Annunzio montò a cavallo con fanatismo futurista
Quanta passione per gli aeroplani e per le bande legionarie!
Che scherzi gioca all'uomo la Natura!

Acabó todo, hubo, sí, un rebrote en los años 70, pero ya solo se hablaba de vanguardia, en singular. Tanta lucha pasada y nada ha cambiado radicalmente, salvo quizá para peor. Ni espacio queda  para colectivos de artistas unidos por un afán estético o ideológico común. Hoy en día, las vanguardias históricas son objeto de estudio, proporcionan centenares de revistas, panfletos, manifiestos para las exposiciones, pero de su crispación no queda rastro y dan ganas quizá de añorar lo perdido, aunque  ideológicamente a veces resultara insoportable. En el horizonte  ondea el Arte, hermano mayor de la Cultura, menos subvencionado en tiempos de crisis, pero igualmente portador de un discurso burdamente unificado y a menudo exasperantemente manso.

Javier Brox

Las obras expuestas:

cartel-pluringüismoAndrea Espejo

 

Samanta_plurilingüismoSamanta Sánchez Abadía

 

Adobe Photoshop PDFCristina Moya Aspiroz

  cartel vanguardias3María García

 

Judit-PLURILINGÜISMOJudit Bascaran

 

propuesta 02Eduardo Giménez Moreno

 

Cartel- FinalJonathan Galán

 

imageCarla Gibanel Arroyo

 

cartelplurilinguismo72cambraAlejandro Cambra

 

oscarvazquezwebOscar Vázquez Gómez

 

Plurilisguismo2Cristina Fantova García

  Clara Ramírez, plurilingüismo, 72pppClara Ramírez

 

Jorge Benedicto Plurilingüismo 72ppiJorge Benedicto

 

imageDavid Escar

 

imageMaje Cardona Usán

Imágenes de la exposición:

16042013515

 

16042013512

 

16042013509

lunes, 18 de marzo de 2013

Una de mero, dos de febrero, tres de manos…en San Fernando, entre Pinto y Valdemoro

 

Con le mani sbucci le cipolle (Z. Fornaciari)

"¡Ay tus manos cargadas de rosas! Son más puras
tus manos que las rosas. Y entre las hojas blancas
surgen lo mismo que pedazos de luceros,
que alas de mariposas albas, que sedas cándidas.(J.R.J.)

image

imageimageimageimageimageimageimage

 

 

 

 

imageimage