Viaje a Francia en 2016

sábado, 24 de noviembre de 2012

Contra Natura fotografiada




“Yo creo bastante en la eficacia de la impertinencia, sobre todo en la de determinadas opiniones impertinentes… En cierto modo esas opiniones son, por impertinentes, las más útiles, las más atractivas. Si las opiniones se matizan, pues se vulgarizan, y entonces caen en el lugar común. En cierto modo, la opinión radical puede hacer daño, pero no deja de ser un extremo del campo de la opinión, lo linda… Una opinión tajante es más atractiva que una opinión mesurada. Me gusta ir por el mundo con ideas radicales. Ya que uno no puede radicalizarse en la vida pública, sí al menos en la vida privada.” 
Benet, Juan, Ensayos de incertidumbre, edición de Ignacio Echevarría,  Barcelona, Debolsillo, p. 477.

Qué empalagosa o, mejor dicho, qué insulsa resulta la naturaleza de las fotos de naturaleza. Cuando veo una montaña suiza, un glaciar argentino, un desierto africano usado como salvapantallas desconfío del propietario del ordenador, sobre cuyo gusto ya no me cabe ninguna expectativa halagüeña. La naturaleza del niño son las hormigas con las que juega en el parque, los mosquitos que le pican, el periquito que le regaló su tía. La del adolescente urbano de mi edad, es la naturaleza vista en alguna excursión a la sierra, algún verano en la playa, y la de los descampados, lagartijas nerviosas, algún pájaro de nombre desconocido, una cuantas ranas, los pavos reales de la Fuente del berro, los monos lúbricos y el maloliente oso polar del parque de fieras de El Retiro. Quizá, también, los gusanos de seda alimentados con hojas de morera que se obtenían a base de pedradas a las ramas. Después, vino la del cine, las grandes praderas de las películas del oeste, siempre con alguna serpiente inoportuna, Jeremiah Johnson y, un poco más tarde, Dersu Uzala. Pero nunca acabé de apreciar la de la televisión, la de los documentales, que siempre me pareció maquillada en exceso, como vestida para la ocasión. Hace poco, mi perro se metió en el estanque de un parque en pos de unos patos, a los que nunca iba a poder alcanzar, porque en cuanto se acercaba a ellos, levantaban el vuelo unos metros, y vuelta a empezar, hasta que se hartaban y se marchaban definitivamente.  De repente, a una señora, en lugar de contemplar el interesante espectáculo, no se le ocurre otra cosa que llamarme la atención, pedirme que tenga cuidado, porque se asustan los patos. Así dijo, se asustan los patos. Miré al suelo, callé, y maldije a National Geographic y sus nobles comentaristas, responsables de ese amor diferido, de lonh, hacia una naturaleza inventada, que no es más que una absurda idea, sacada del mediocre folletín con que la tele ha conseguido suplantar a la realidad.

Las fotos se pueden descargar como salvapantallas si clicas en el enlace de de National Geographic Italia:

La foto de la naturaleza solo se salva si recuerda a algo, a la curiosa vecina del piso de abajo:
Il bacio tra il gatto e la pogona Le grandi foto da scaricareFotografía de Elizabeth Plugovoy
Una ardilla a dos patas como un ser humano.


O evoca un cuadro del romanticismo alemán:

Il bacio tra il gatto e la pogona Le grandi foto da scaricareFotografía de Michelle Valberg
Navegando por las costas de Pond Inlet, Nunavut, en Canada, encontramos este  iceberg increíblemente viejo y hermoso. La luz mágica, la simplicidad y la belleza del iceberg es lo que más me gustó


O, como los cuadros, aparentemente idílicos, de Gauguin, despierta más tristeza que alegría, porque, a nada que te fijes, aparece la botella de agua mineral, vestigio del mal, presente también en la mirada de las aborígenes de los Mares del sur.

16Fotografía de Thomas Zsebok
Playa de Goa, Grecia


O tiene algún raro hermoso detalle, como ese sensual sol de poniente:

Il bacio tra il gatto e la pogona Le grandi foto da scaricare
Fotografía di Camille Walker
Un hombre mientras hace una gigantesca burbuja de jabón al atardecer en la isla de Balboa, California.

O te hace verte a ti mismo a algunas horas del día:

Il bacio tra il gatto e la pogona Le grandi foto da scaricare
Fotografía de Ben Bronselaer
Un grupo de monos estaban jugando entre los árboles, saltando de un tronco al otro. Conseguí tomar la imagen de este ejemplar suspendido en el aire a media altura.


26112012374Foto del autor. Las telarañas del Little Palace (Actur, Zaragoza), una mañana de lluvia, a la luz de la sirena de un volquete de las obras del tranvía. Pasaba por allí, no más.


Born a poor young country boy--Mother Nature's son
All day long I'm sitting singing songs for everyone.
Sit beside a mountain stream--see her waters rise
Listen to the pretty sound of music as she flies.
Find me in my field of grass--Mother Nature's son
Swaying daisies sing a lazy song beneath the sun.
Mother Nature's son.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Maneras tontas de morir por no hacer caso al pitufo sabio que solemos llevar dentro.


La tentación de Poli(femo)


El viernes por la tarde oí el móvil mientras estaba saliendo de la ducha. Cuando llegué a cogerlo encima de la cama ya había dejado de sonar. Volví entonces al cuarto de baño para aprovechar el ambiente vaporoso que deja el agua caliente mientras terminaba de secarme. Apenas tenia puesta una toalla de Primark, mona, pero de diez euros el par, tan exigua que casi no me da la vuelta a la cintura. Entoces, sonó el fijo e intuí que era alguien de la familia. Salí pitando hacia el cuarto de estar, que se encuentra en la otra punta de la casa, al final del pasillo. Algo me dijo que no hacía bien en correr desnudo por la casa, quizá un pitufo sabio al oído. También mi perro me miró con cierta cara de sorpresa, pero me quiere mucho y  prefirió callar.  Al pitufo no le hice caso y tampoco miré en el fondo de los ojos del perro. Llegué a toda leche a la puerta del salón, decidido a evitar que el teléfono dejara de sonar. Cualquiera sabe por qué tenía tanto empeño en ello. Hubiera podido devolver la llamada una vez seco, en lugar de precipitarme. No llegué a entrar en el cuarto, antes de girar, me pasé de frenada y me dí una costalada tremenda. Quedé tumbado, solo y sin respiración, junto a la pared. Con la conciencia algo obnubilada decidí que definitivamente no cogía el teléfono. No recuerdo si seguía sonando, pero ya no le quería como antes. 
Este vídeo, de la Metro Melbourne (Australia), recuerda con gracia, entre veras y bromas, la cantidad de accidentes a los que estamos expuestos en la vida cotidiana, la mayor parte de ellos evitables si hiciéramos caso a nuestros perro, o, por lo menos, a los sabios pitufos que llevamos dentro. La música es de Olliie McGill y Emily Lubitz que firman la canción  como Tangerine Kitty.




martes, 20 de noviembre de 2012

Conferencia sobre el Día de acción de gracias en la E.O.I.

 

image

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre la fiesta:

A French Connection

By KENNETH C. DAVIS

Published: November 25, 2008 (NYT)

TO commemorate the arrival of the first pilgrims to America’s shores, a June date would be far more appropriate, accompanied perhaps by coq au vin and a nice Bordeaux. After all, the first European arrivals seeking religious freedom in the “New World” were French. And they beat their English counterparts by 50 years. That French settlers bested the Mayflower Pilgrims may surprise Americans raised on our foundational myth, but the record is clear…

Lee el texto completo