adiós

jueves, 16 de febrero de 2012

La vida en Facebook: lo más duro es el silencio.

       image

                image

Algunos se van a Rusia a seguir consumando actos poéticos. Viaje organizado por el Departamento de Ruso de la E.O.I., 1

A sí mismo, su preferido, dedica estos versos el autor
Lapidario./ Frases como mazazos:/ ”Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.”/ Pero uno/ como yo/ ¿dónde podrá esconderse?/ ¿Dónde han previsto cueva para mí?/ Si yo fuera/ pequeño/ como el inmenso océano,/ me pondría de puntillas en las olas/ y con la marea alta haría mil caricias a la luna./¿Dónde hallar una amada/ que sea como yo?/ ¿Cabría en ese cielo diminuto?/ ¡Oh, si yo fuera pobre/ igual que un millonario!/ ¿Qué es el dinero para el alma?/ Un ladrón insaciable dentro suyo./ A la horda enloquecida de todos mis deseos/ no bastan con su oro todas las Californias./ ¡Si fuera tartamudo/ como Dante/ o Petrarca!/ ¡Encender toda el alma para una tan sólo!/ ¡Ordenarle que arda con mis versos!/ Las palabras/ y mi amor/ formarían un arco triunfal,/ y por él,/ majestuosas, irían pasando,/ sin un rastro dejar, las amantes de todos los siglos./ ¡Oh, si yo fuera/ callado/ como el trueno!/ Rugiría/ Abrazando en un solo temblor el decrépito yermo terrestre./ Si yo/ bramo con toda mi tremenda voz/ torcerán los cometas sus brazos llameantes/ y llenos de tristeza se dejarán caer./ Los rayos de mis ojos morderían la noche/ si yo fuera/ sombrío/ como el sol./ ¡Qué anhelo siento/ de alimentar con mi pujante luz/ el seno descarnado de la tierra!/ Pasaré/ arrastrando mi amor./ ¿En qué noche,/delirante,/ terrible,/qué Goliat me ha engendrado,/ tan grande/ y tan inútil?
Vladimir Maiakovski
El Departamento de Ruso ha organizado un viaje a Rusia, esa gran desconocida, en Semana Santa.
SEMANA SANTA 2012 - Del 31 de marzo al 7 de abril - 8 DÍAS / 7 NOCHESMOSCÚ Y ANILLO DE ORO
ITINERARIO:
Día 31 MARZO: MADRID / MOSCU
Presentación en el aeropuerto, para salir en vuelo regular con destino Moscú. Llegada y traslado al hotel.
Día 01 ABRIL: MOSCU
Visita panorámica de la capital de Rusia y la visita del metro.
Almuerzo en restaurante.
Tiempo libre y cena por cuenta del cliente.
Alojamiento.
Día 02 ABRIL: MOSCU
Visita del Kremlin y de la Galería Tretiakov.
Almuerzo en restaurante.
Tiempo libre y cena por cuenta del cliente.
Alojamiento.
Día 03 ABRIL: MOSCÚ / SERGIEV POSAD (Zagorsk) / ROSTOV
Por la mañana salida en autocar hacia Sergiev Posad (Zagorsk) y visita del Monasterio Troitse Sergueiev.
Almuerzo por cuenta del cliente.
Por la tarde, salida en carretera hacia Rostov. Llegada, cena en el hotel y alojamiento.
Día 04 ABRIL: ROSTOV / YAROSLAV
Por la mañana realizaremos la visita panorámica de esta antigua ciudad que fue fundada en el año 862 a orillas del Lago Negro.
Almuerzo por cuenta del cliente.
Continuaremos hacía Yaroslavl. Llegada, cena en el hotel y alojamiento.
Día 05 ABRIL: YAROSLAV / KOSTROMA
Visita panorámica de la ciudad de Yaroslavl, fundada en el siglo X por el príncipe ruso Yaroslav el Sabio.
Almuerzo por cuenta del cliente.
Continuaremos hacia Kostroma. Llegada y visita de esta antigua ciudad considerada una de las joyas del Anillo de Oro. A continuación visita del Monasterio Ipatievski.
Alojamiento y cena en el hotel.
Día 06 ABRIL: SUZDAL / BOGOLUBOVO / VLADíMIR / SUZDAL
Por la mañana salida hacia Suzdal, realizaremos la visita de esta ciudad-museo que mejor guarda el estilo ruso de todas las que componen el Anillo de Oro.
Almuerzo por cuenta del cliente.
Breve parada en Bogolubovo, considerado una obra maestra del arte medieval ruso.
Continuaremos a Vladímir, visita de esta ciudad.
Regreso al hotel, cena y alojamiento.
Día 07 ABRIL: MOSCÚ / MADRID
Salida hacia Moscú y a la hora indicada traslado al aeropuerto para salir en vuelo regular, directo, con destino a Madrid.
PRECIO POR PERSONA …………………………………………….1.240 €
+ desplazamiento a Madrid[1]
  • SEGURO DE ANULACION Y VIAJE - OPCIONAL: 33 €
EL PRECIO INCLUYE:
- 3 noches en Moscú y 4 noches en Anillo de Oro – hab. doble estándar
- MP (desayuno, 5 cenas en hoteles y 2 almuerzos en hotel o restaurante; la única bebida incluida en almuerzos y cenas es agua mineral)
- Guía de habla hispana.
- Visitas en Moscú y en Anillo de Oro según programa
- Vuelo: salida desde Madrid
- Tasas de aeropuerto.
- Visado (15 días de trámite)

INFORMACION IMPORTANTE
1. Tasas de aeropuerto y carburante calculados a día 01 de Diciembre del 2011. Rogamos reconfirmar en el momento de la emisión ya que pueden sufrir modificaciones debido al incremento del petróleo y sus derivados.


Cantidad a ingresar para que la reserva sea efectiva: 450€

Nº de cuenta: 1491 0001 24 2019563523 (Triodos Bank). Enviad un mensaje a ruso.eoi1z@gmail.com para informar del mismo.

Para facilitar el proceso, poned vuestro nombre en «Ordenante» y en «Concepto».

Y si tenéis cualquier duda o pregunta, no dudéis en escribirnos, os responderemos con mucho gusto.


[1] No está incluido el traslado de Zaragoza a Madrid y viceversa. Existe la posibilidad de contratar un autobús si hay suficientes interesados

miércoles, 15 de febrero de 2012

Reedición de entradas. Rincón de las versiones. Tú mi sur. I read much of the night and go south in the winter (Eliot)

Poco tiene que ver este tango con la elegante displicencia de Eliot, al parecer marido desgraciado e incomparable poeta del amor moderno: In a minute there is time/ for decisions and revisions which a minute will reverse. La desgracia matrimonial es frecuente, las grandes dotes poéticas ni lo más mínimo. O quizá sí que tiene que ver este tango con el Sur sentido como refugio, vuelta a la patria perdida, al bienestar imposible.

La música original es de Piazzolla, con la voz de Goyeneche, y pertenece a una película titulada Sur. Escuché durante unos meses a ese increíble compositor de nombre italianizante, pero al final pudo conmigo. Nunca me había hecho sentir tan triste una música, tan desolado, rebotando de un lado a otro de un laberinto lleno de aristas. Quizá por el bandoneón, pariente del acordeón, del que Bierce dice que es “un instrumento en armonía con los sentimientos de un asesino”. Pero este tango no es tan intenso, tiene hasta letra, algo a lo que agarrarse, frente al abismo sin asideros de otras composiciones suyas. Sobre la letra, se puede decir algo parecido a lo que dijo Gamoneda sobre Benedetti y su endeble lenguaje poético, aunque en esos ámbitos de la industria musical  hay quien es capaz de hacer grandes cosas si tiene amor al texto y capacidad para recrear la tradición.

Vuelvo al Sur,/ como se vuelve siempre al amor,/ vuelvo a vos,/con mi deseo, con mi temor. /Llevo el Sur, /como un destino del corazón, /soy del Sur,
como los aires del bandoneón.
Sueño el Sur, /inmensa luna, cielo al revés,/ busco el Sur,/el tiempo abierto, y su después./ Quiero al Sur,/su buena gente, su dignidad,/ siento el Sur,/como tu cuerpo en la intimidad./ Te quiero Sur,/Sur, te quiero./ Vuelvo al Sur,/como se vuelve siempre al amor,/ vuelvo a vos,/con mi deseo, con mi temor. /Quiero al Sur,/su buena gente, su dignidad,/ siento el Sur,/como tu cuerpo en la intimidad./ Vuelvo al Sur,/llevo el Sur,/te quiero Sur, /te quiero Sur...

C. Veloso, al borde de la cursileria, deconstruye el tango:

En italiano. Pietra Montecorvino:

martes, 14 de febrero de 2012

Miles de peregrinos acuden al Corte Inglés a celebrar la fiesta de San Valentín. Pensando en quienes he intuido que podrían haber sido parejas de largo recorrido y en el quiz de Cernuda: “una pregunta cuya respuesta no existe”…el deseo.

Las tiendas de marca del Corte Inglés son capillas dedicadas a los santones de la moda y el edificio de Sagasta la catedral de los que creen solo en el mercado. Miles de sucedáneos de las reliquias antiguas atraen a sus fieles, que hoy darán a sus parejas objetos ungidos a medias por el dinero y por el sentimiento. Como decía Proust de la mala música, detestemos la fiesta de San Valentín, pero no la despreciemos, porque este día, mucho más que otros de mayor dignidad y menos afán comercial, está lleno de sueños y de lágrimas. Parafraseando al escritor francés, podríamos decir que el lugar de  la celebración de San Valentín, insignificante para la gran Historia, es grande en la historia sentimental de muchos.
Popurrí de documentos del amor:
I
amour2
Emporte-moi dans l'image ou la mélodie et conjure, par elles, le duel de nos solitudes devant l'universel (photo: Marina Abramovic & Ulay, Rest Energy, 1980)
clip_image001
François Xavier Courrèges, image tirée de Another Paradise, 2005, vidéo couleur, sonore, 5 min 30 s, en boucle
Los periquitos de la exposición me hacen pensar en parejas ancianas bien avenidas. Aunque, quién sabe, quizá se están empujando con disimulo. ¿Desmentiría eso que son pareja o lo confirmaría?
Dos cosillas para quien no las conozca y disponga de veinte minutos libres. La primera es un texto que pensaba sacar con la foto de alguien disfrazado de gorila, sentado en el suelo, abatido, con la cabeza apoyada en la mano, delante de una tienda de Zara. Pero perdí la foto y solo quedó el texto de Valéry:
II
Querer querer
Eros y mística -
No se ama de verdad a una persona a causa de sus cualidades en sí, a causa de aspectos universales y enumerables que encontramos en ella – y que atraen, sino, por el contrario, a causa de su inexplicabilidad.Amar al máximo es amar inexplicablemente, a pesar de esto y aquello –es crear uno mismo los motivos que creemos que debemos tener para amar a ese ser. La alegría de esa creación, su fragilidad aparente que, sin embargo, triunfa sobre la evidencia. Amar es someterse a un acto positivo que cumplimos, y cuanto más enérgico es el acto, más resistencia encuentra en el hecho, más lo hacemos a disgusto y con entusiasmo, más amamos. Y en eso el amor puede compararse a una mística, con todos los caracteres de una mística; hasta en los reproches que se hace el enamorado por amar menos en tales momentos (1922. T, VIII, 795.)
val
Cuadernos (1894-1945)
Paul Valéry
Selección e introducción de Andrés Sánchez Robayna
Traducción de Maryse Privat, Fátima Sainz y Andrés Sánchez Robayna
Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores, Barcelona, 2007, p., 263-264





Querer ser querido (tres versiones):

Wild is the wind (Dimitri Tiomkin and Ned Washington)
Love me, love me, love me, love me, say you do/Let me fly away with you/
For my love is like the wind,/ and wild is the wind/ Wild is the wind
Give me more than one caress,/satisfy this hungriness/ Let the wind blow through your heart/For wild is the wind, wild is the wind/ You touch me, hear  the sound of mandolins

You kiss me /With your kiss my life begins
You're spring to me, all things to me
Don't you know, you're life itself!
Like the leaf clings to the tree,
Oh, my darling, cling to me
For we're like creatures of the wind, wild is the wind /Wild is the wind You touch me, I hear the sound of mandolins
You kiss me /With your kiss my life begins
You're spring to me, all things to me
Don't you know, you're life itself!/ Like the leaf clings to the tree,
Oh, my darling, cling to me/ For we're like creatures in the wind, and wild is the wind
Wild is the wind
Y un contrapunto dantesco:
Infierno, canto V. Trad. de Ángel Crespo:
div1
div3
Dante Alighieri, Comedia, Infierno, Edición y traducción en verso de A. Crespo, Barcelona, Seix Barral, 1973, p., 50.
div2

lunes, 13 de febrero de 2012

Reedición de entradas. Prohibido por los pelos. La muerte digna en la mirada: los retraros de El Fayún

Hace unos meses me llamaron la atención los escaparates de una tienda situada en la parte vieja de Zaragoza. Se acumulaban en ellos, debidamente ordenadas, cabezas de maniquíes sin cara, cubiertos por melenas lisas, rizadas, onduladas, rubias, castañas, morenas, cortas, largas y de medio pelo. Era un buen negocio de pelucas, entre cuyos clientes seguramente se contaban, además de presumidos y caprichosos varios, bastantes enfermos de terapias que producen calvicie. Hasta tal punto llegaba la abundancia de pelo natural sobre cabezas inertes que el espectáculo daba una mezcla de miedo, curiosidad y asco. No se veía a nadie en el interior. Seguramente, el trato con los clientes no se producen a la vista de los transeúntes, sino en algún tipo de trastienda. Además, la gran cantidad de mercancía expuesta en uno de los dos escaparates casi no permitía observar el local. Fue ahí, desde donde se me ocurrió hacer una foto con el móvil, creyendo que no era observado, seguramente porque de alguna manera intuía que la instantánea podía traer cola. Creo que tras disparar dos veces me acerqué de nuevo a la puerta y, al seguir sin ver a nadie, quise hacer una foto al escaparate más grande y vistoso. En ese instante, surgió de la tienda un empleado de corte relamido, zapato mocasín con trabilla metálica y pie desnudo que quiso arrebatarme el teléfono. Mi perro ni se enteró de las malas maneras del individuo, cuyo cabello también parecía ajeno a los bruscos movimientos que se estaban produciendo. Al no conseguir arrebatarme el teléfono me dijo que tenía que borrar la foto, como si de una intrusión en una planta nuclear secreta se tratara. Después de discutir un rato, sin que en ningún momento pareciera sentirse herido ante mis indirectas a lo hortera que me resultaba su indumentaria, la grima que me daba su pelo y la importancia excesiva que estaba dando a un acto intranscendente, quedamos en que llamara a la policía para que dirimieran ellos la contienda. Habló con alguien, y me dijo que en breve llegarían los municipales, ante lo cual di muestras de aprobación. Mi perro, mientras tanto, seguía ajeno a cuanto ocurría, aunque yo empezaba a sentirme molesto por tener que hacerle esperar tanto. Durante la llamada, me entraron dudas de que hubiera hablado con la policía, en particular, porque me daba la sensación de que, a pesar de que había salido a la puerta de la tienda con el inalámbrico, evitaba que le oyera claramente y, por otro lado, en seguida pareció menos envalentonado que antes. Estuvimos analizando los pormenores legales de la situación, pero creo que ninguno de los dos éramos duchos en la materia y además él no tenía ni idea ni quería tenerla de lo que son los derechos fundamentales del flâneur, entre los cuales se encuentra, sostenía yo firmemente, el de fotografiar horrendos escaparates desde el exterior del local. Ya tendrá usted ocasión de denunciarme si hago un uso indebido de la foto, insistía yo. Y él, erre que erre, que no podía hacer fotos de sus pelucas. Al final, como, pasado un cuarto de hora, no llegaba la policía, aburrido ya y con la excusa de que se le estaba haciendo tarde al can para volver a casa, me marché con mis fotos en la memoria del teléfono y cierto malestar, no tanto porque al individuo le desagradasen mis intenciones como por su manera agresiva de proceder.

Llegado a casa busqué en los foros de internet experiencias semejantes y no eran pocos los que las habían vivido. lo que no me quedó claro es hasta qué punto alguien puede impedir que fotografíes su escaparate desde la calle.

Todo lo anterior viene a cuento de la exposición fotográfica “Vietato! - I limiti che cambiano la fotografia” (55 foto di grandi autori), que se celebró en Lucca (Italia). Sus comisarios, Giovanna Calvenzi, Renata Ferri e Gabriele Caproni se plantean hasta qué punto el exceso de celo de algunos a la hora de impedir que se tomen fotos puede traer como resultado la carencia de documentos sobre nuestro modo de vida para las generaciones futuras. Y es cierto que, junto a la falta de pudor de muchos en exhibir sus cosas en público, se está produciendo el fenómeno contrario, el aumento del miedo a ser fotografiado. Si en algún instante el hecho de que un simple paseante se interesara por un tienda como para querer inmortalizarla con una instantánea, podía ser motivo de orgullo y vanagloria para su propietario, hoy en día es fácil que ocurra lo contrario. Todo son sospechas, temores y suspicacias. La franja que oculta el rostro de los fotografiados en la exposición intenta poner de relieve esos excesos. He aquí tres de las imágenes exhibidas, tomadas de la amplia galería que publica L’Espresso.

Vietato! Oltre i limiti della fotografia

Tony Thorimebert

Vietato! Oltre i limiti della fotografia

Mario Peliti

Vietato! Oltre i limiti della fotografia

Alex Maioli

Foto2765

Y, como contraste, recuerdo los ojos de los retratos de El Fayún, recientemente expuestos en Madrid, su mirada virtuosa, en el justo límite entre la sorpresa, la curiosidad y el descaro, una mirada que refleja al tiempo conciencia y olvido de si mismo, observación y confianza, fortaleza y resignación,esas parejas de cualidades tan difíciles de encontrar, capacidad de atraer sin llamar a gritos la atención, todo un ideal de vida transmitido en una instantánea pictórica, en unos ojos que no se ocultan.

Foto2766 Foto2767

Foto2768 Foto2770

Foto2769 Foto2772

Foto2771 Foto2773

Foto2774 Foto2775

Foto2778 Foto2776