Viaje a Francia en 2016

sábado, 31 de diciembre de 2011

Their best shots. Una feliz instantánea que transmite hondo pesar.

Bajo el título My best shot, el diario Guardian viene publicando una serie de instantáneas comentadas por sus autores, fotógrafos sobre los que se proporciona, además, un pequeño curriculum.

La foto de  Lukas Strebel que aparece a continuación y que en tamaño grande encabeza el blog tiene algo del encanto de los cuadros de Magritte, la misma mezcla de elementos cotidianos y  extraordinarios, como esas farolas encendidas durante el día o la gran copa de cristal llena de algodón pintada sobre un inmenso valle. Lo que desluce a Magritte, sin embargo, es quizá una técnica demasiado conservadora.

La foto de Strebel transmite la alegría de los tardíos años sesenta, aunque, bien vista, tal vez presente signos premonitorios de la resaca que vino después. La búsqueda del exceso solo podía anunciar una posterior vuelta al orden. Agotados de tanta diversión, muchos de los protagonistas de aquellos años son hoy  redomados fachas o quienes gobiernan la crisis; otros, se quedaron en el camino, víctimas del anhelo de superar tanta frustración como habían vivido antes de desmelenarse.

Volar sobre una escoba con una mesa debajo puesta en medio del mar al atardecer, vestido con un camisón blanco, la melena al viento y sin que se te caiga el sombrero, he ahí una inmejorable manera de cambiar de año. Este interior doméstico, aquelarre hippy, abierto sobre el océano, tiene la fuerza de los mejores sueños, los que se tienen cuando no se es feliz.Lukas Strebel's best shotLukas Strebel's best shot .... Meus Volatus Magicus Supra Antoglyphum. Photograph: Lukas Strebel

Otras de las fotos, estas de animales, pertenecientes a la serie de Guardian.

John-Gossages-picture-of--001

John-Gossages-picture-of--001Foto de John Gossage: 'This is the photographer Martin Parr's dog, Ruby. She has a very serious demeanour, a certain stoicism I like'

Guy the Gorilla, by Wolf Suschitzky

Guy the Gorilla, by Wolf SuschitzkyFoto de Wolf Suschitzky: 'You need a lot of patience to wait for the right attitude and position' ... Wolf Suschitzky on his photograph of Guy the Gorilla

Bruce Weber's best shot

Foto de Bruce Weber: I took the photograph in New York while we were shooting my film Chop Suey, in about 1997. We didn't really have a lot of money, so we decided we'd better do this scene in my bed, which was designed by [artist and director] Julian Schnabel - he sometimes makes furniture for friends.

jueves, 29 de diciembre de 2011

Detallicos de la obra de Alighiero Boetti, autor de una de las mejores exposiciones del año que acaba

Acaba el año y proliferan las listas de top ten de todo tipo. Una de ellas, publicada por Babelia, el suplemento cultural de El País, enumera las mejores exposiciones según un buen número de críticos de referencia. 'Estrategia de juego', la retrospectiva del artista italiano Alighiero Boetti. (Museo Reina Sofía. Edificio Sabatini, Planta 3. Hasta el 5 de febrero), no figura entre las diez primeras, pero dos de los encuestados la colocan entre sus preferidas (Mariano de Santa y Alberto Martín). Ocupa, pues, uno de esos lugares que atraen el ojo del curioso necesitado de orientación por parte del entendido, pero al tiempo reticente al gusto mayoritario. 

El Museo reina Sofía es uno de los pocos que aún dejan hacer fotos a sus visitantes. Ni el Prado, sede de la exposición más votada en Babelia, ni la Fundación March, sede de la segunda en el ranking,  permiten hacer fotos. El R. Sofía, sin embargo, sigue dejando hacer instantáneas, quizá porque tirar de móvil para retratar curiosidades o a los colegas junto a las obras expuestas es uno de los ingredientes esenciales de las visitas a los museos de arte contemporáneo, que cada vez más se parecen a los parques temáticos y se convierten en lugares de encuentro, celebración, divertido paseo, ocasión para espolear el ingenio verbal. El feliz multiuso de estos espacios encaja con todo tipo de comportamiento en relación a lo expuesto, desde la contemplación extasiada hasta eso que los freudianos llamaban atención dispersa, que permite pasar de largo ante las obras, atendiendo únicamente con el rabillo del ojo. Solo cuando por alguna circunstancia, a menudo difícil de explicar, algo se impone y nos manda parar salimos de nuestra relativa distracción y, descuidando a nuestros acompañantes, caemos fulminados por el interés. Al poco, surge la necesidad de la foto, tal vez hija de un vano intento de perpetuar la sensación vivida, la emoción que  nos ha despertado un detalle, una referencia. Otro motivo menos noble para hacer instantáneas está ligado a la prisa, la impaciencia de quien no está dispuesto a dejar de ver, pero no acepta que eso requiere un tiempo mínimo y, sobre todo, dejarse ir, no querer acumular lo visto, porque entonces se despierta el reflejo a la japonesa, el mismo que sustituye la visión de algo por el acto de fotografiarlo para, como si fuera una pizza da portare via, degustarlo en casa.

Por lo demás, el museo cerrado se va pareciendo a los lugares abiertos que hace tiempo se convirtieron en marcos incomparables, hasta el punto de que es previsible que las agencias de reportajes de bodas, pongamos por caso, empiecen a usar las exposiciones  para su reportajes. Ocurrirá al principio que los novios serán confundidos con una instalación kitsch, incluso que fijen la fecha de su enlace en función del calendario del museo, pero con el tiempo la actividad se normalizará y podría convertirse en una buena fuente de ingresos. Es más, sorprende que en Zaragoza las tradicionales fotos nupciales sigan sigan haciéndose en los puentes de piedra, entre las palomas del Pilar, delante de ese cercano pedazo de fuente. ¿Para cuando la novia en el patio del Museo Gargallo, apoyada  tímidamente en el mostrador del C. Aznar, o a la puerta del P. Serrano, como si que le cayera encima uno de los cubos que forman el tercer o cuarto piso no le importara un bledo en un día tan rematadamente señalado?

He aquí un buen número de detalles (RAE, 2: Pormenor, parte o fragmento de algo) de las obras expuestas en la exposición de Boetti, presentados en forma de rompecabezas y fruto a veces de auténtico interés y otras de afán jibarojaponés :

image

Más carteles rusos de los expuestos en el hall y algún otro que será regalado por la biblioteca a los participantes en sus actividades programadas en ocasión del año España-Rusia (II)

- (Texto de presentación de la exposición y fotos de otros carteles)

- Más carteles rusos de los expuestos en el hall y algún otro que será regalado por la biblioteca a los participantes en sus actividades programadas en ocasión del año España-Rusia (I)

02122011281

02122011282image

imageimage

imageimage

imageimage

lunes, 26 de diciembre de 2011

Muere Giorgio Bocca

Addio a Giorgio Bocca

Bocca con Scalfari (Fuente: repubblica.it)

Si hace escasas fechas murió Javier Pradera, ayer le tocó el turno a otro de los grandes periodistas europeos, Giorgio Bocca. Trece o catorce años mayor que Pradera, fue un excelente analista de la por momentos convulsa actualidad política italiana de los últimos cincuenta años.