sábado, 18 de diciembre de 2010

El ataúd de Oswald (La bière du pécheur), una valiosa y macabra reliquia pagana.

La página web de la BBC publica la noticia de que el ataúd de H.

Venduta la bara di Oswald 90 mila dollari
(Fuente de la imagen)

Oswald, el asesino de JFK, ha sido vendido en subasta por 90.000 dólares, unos 67.000 euros. Quizá para justificar el precio, como ocurre a menudo con las ofertas de artículos electrónicos, el macabro objeto incluía un kit gratuito compuesto por algunos de los instrumentos utilizados para embalsamar el cadáver; el certificado de defunción, para que no cupieran dudas sobre el dueño del pijama de madera; una tarjeta de felicitación de Pascua que Oswald mandó a su hermano; y, lo que es aún más raro, un trozo del asiento del coche en el que iba sentado JFK cuando fue asesinado. Según iba escribiendo estas últimas líneas me ha pasado lo mismo que a muchos compradores de objetos electrónicos por navidad, que me he ido dado cuenta de que  el kit no podía ser gratuito. Y es que no había leído la llamada letra pequeña, a menudo la más importante, porque, en efecto, los objetos señalados fueron subastados a parte. De manera que el interesante  material que aparece en la foto dentro del ataúd debe ser puro attrezzo, porque si no, hubieran subastado hasta la tierra, ideal para cultivar malas hierbas.
Oswald no llegó a ser juzgado, porque murió él también asesinado dos días después de haber cometido uno de los mayores magnicidios del S. XX. Aún recuerdo que V. Montalbán, en Yo maté a Kennedy (Ed. Planeta, 1972), que vio nacer a Carvalho, hacía claras referencias a una trama oculta que habría manejado los hilos de la conspiración, movida por intereses financieros y políticos ligados a la extrema derecha americana. En la película de O. Stone, JFK, la reconstrucción de los puntos oscuros de la versión oficial del asesinato  es abrumadora en cuanto a las irregularidades de la investigación. El papel de Oswald , el número de tiradores, la trayectoria de los disparos, todo parece apuntar a un amaño descomunal. Como señala la página de la BBC, “There have been numerous conspiracy theories ever since about who really shot JFK and why Lee Harvey Oswald was killed. The exhumation of his body in 1981 was designed to lay to rest one of these theories - namely, that the man who was buried was a Soviet agent who had taken Oswald's identity to carry out the killing”.
Cuando se escriba la futura Divina Comedia del S. XX, puede ser que Oswald aparezca en ella. Por cierto, en la espiral de elucubraciones sobre el caso cabe señalar que su cadáver fue exhumado en 1981 porque se llegó a pensar que “that the man who was buried was a Soviet agent who had taken Oswald's identity to carry out the killing” (ibid). Quien sí tendrá un papel relevante, dando por hecho que la óptica del escritor siga siendo la moral cristiana tradicional, será JFK, mártir, pero también infiel pertinaz y enfermizo, según la reciente biografía aparecida sobe él.

image
La edición de la novela de Montalbán que hizo Punch ediciones en 1975.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Navidades para todos, menos para quienes no las quieran.

Unos cuantos artistas explican en Guardian su relación con los christmas. Uno de ellos asocia la equis de la abreviatura en inglés de Christmas (Xmas) a una incógnita que puede resolverse con aquello que uno desee poseer o quiera que suceda. Otro, recuerda que las navidades no son precisamente un periodo feliz para muchas personas. Si no, que se lo digan a quienes padecen dolencias anímicas o echan de menos a los que no pueden ver. Me contaba hace no mucho una médico que hace guardias en días como el 24, 25 o 31 de diciembre que en esas fechas aumentan las visitas de ancianos que se quedan solos, que se disparan las dolencias, muchas de ellas profundamente irreales  (las peores, por cierto). Sarah Lucas cita a W. Blake, que decía que Christ is the Imagination.
He aquí una muestra de ello:

image

David Shrigley


image

Michael Craig-Martin

image

Polly Morgan



image

Rob Ryan



image

 Sarah Lucas


image

Matthew Darbyshire

Estos christmas pueden mandarse por correo desde la página de Guardian cuyo enlace figura al principio de esta entrada.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Freeware al gusto italiano

Existen personas a las que les basta pasar un fin de semana en un país para hacerse una idea clara de cómo los portugueses, franceses, italianos o quienquiera que sea. Otros vuelven con un tópico alojado en el estómago, y en seguida dicen que los tal comen mucho o poco y muy bien o muy mal; los hay también que sectorializan la opinión y se traen un perfil exacto de los hombres o las mujeres de tal o cual país, hasta sobre los empleados de los almacenes de París, por ejemplo, he oído expresar opiniones tajantes, con la convicción de quien sabe. Uno de los lugares comunes frecuentes apunta al buen (o mal) gusto de los italianos. Su petronismo suele referirse a la ropa o al llamado diseño. En este caso, supongo que la globalización de criterios informáticos anula la supuesta diferencia, pero mis conocimientos informáticos no me permiten discernir hasta dónde llega añadido de buen o mal gusto en la selección de productos freeware que hace uno de los grandes diarios italianos. Clica sobre la frase anterior para descubrir qué se puede conseguir gratis. En todos los casos se ofrece un enlace a la página que permite las descargas.

lunes, 13 de diciembre de 2010

La Mona Lisa llevaba escritas las iniciales del nombre de la modelo en la mirada, en el ojo izquierdo, para ser precisos.

Eso mismo es lo que sostiene el enésimo estudio sobre la identidad de esta esfinge con secreto. El verdadero secreto de la señora no lo guardaba ella, sino la imagen que Leonardo nos transmitió y es un secreto a voces. Basta con mirarla para entenderlo, a pesar de los devastadores efectos ligados al síndrome turifel . Otra cosa es intentar formular esa enigmática mezcla de dulzura, seriedad y tímida picardía, reproducirla con palabras.

Sin embargo,  la tela está llena de otros muchos pequeños misterios que no son  pictóricos. Si no me equivoco no hace tanto tiempo se dijo que el velo visible en la parte alta de su frente era característico de las mujeres embarazadas y a partir de ahí, pues bla, bla, bla, se dio pábulo a las secciones de cotilleo cultural de los periódicos y a los blogs que vivimos de las sobras caducadas de esos contenedores de palabras con fecha temprana de caducidad. Ahora, resulta que en la pupila derecha, de forma imperceptible para el ojo del turista y hasta del especialista no dotado de instrumentación ad hoc, esta señora lleva escritas las iniciales LV, que cualquiera puede interpretar como el emblema de una escudería de Fórmula Uno, pero son las iniciales del artista. En la otra pupila, ha hecho notar el estudioso Silvano Vinceti, según recoge el diario Guardian, la señora llevaría escritas las letras “B or S, or possibly the initials CE”, lo cual sería “a vital clue to identifying the model who sat for the Renaissance artist”. Uno de los modelos que se han solido proponer es Lisa Gherardini, la mujer de un mercader florentino, pero Vinceti sostiene que la tela fue pintada en Milán y que la modelo sería una dama de la corte de Ludovico Sforza, duque precisamente de Milán.

Como se sabe, Leonardo era aficionado a la encriptación y en la Mona Lisa se puso las botas. "Under the right-hand arch of the bridge seen in the background, Leonardo also painted 72, or L2, another possible clue". Estos minúsculos 72 o L2 de debajo del puente, seguramente pintados con un  pincelito y una buena lupa, no son números de autobuses ni tiros hechos porque Leonardo estuviera jugando a los barcos con la señora, sino mensajes cifrados para la posteridad. Mona Lisa by Leonardo da VinciPhotograph: Gianni Dagli Orti/Corbis

El puente al que se refiere el crítico italiano está situado en la parte derecha, a la altura del hombro de la señora. También es visible en la anterior reproducción, justo en la esquina inferior derecha.

Foto navegable: http://tv.repubblica.it/spettacoli-e-cultura/lettere-nelle-pupille-della-Gioconda/458?gallery=&pagefrom=1&ref=HRESS-4

Lo más fiable, sin embargo, sobre la identidad de la retratada puede leerse en la siguiente dirección (p. 3): http://edinburgh.academia.edu/JillBurke/Papers/357055/Agostino_Vespuccis_Marginal_Note_about_Leonardo_da_Vinci_in_Heidelberg

domingo, 12 de diciembre de 2010

Termina el cuento (si te atreves -que no creo), Paredondelenguas, Paredondehelarte

Hacía bastante tiempo que nadie dejaba comentarios en los sobres que están a la vuelta del Rincón del gato, sedientos de papeletas como la que, agradecido, publico a continuación. image En realidad, esta vez lo que se pedía era un final para el cuento expuesto, cuyo texto es el siguiente:

PEPPO Y LA NOCHE MÁGICA
Esta es una foto de mi tarta de cumpleaños. Me llamo Peppo, y la semana pasada cumplí 8 años.
Cuando soplé las velas pedí un deseo: Pasar una noche yo solo bajo las estrellas.
Mi mamá y mi yayo Antonio me dijeron: “Bueno, Peppo, como te has portado muy bien, tu deseo será cumplido. Iremos a casa de los tíos en la Costa Brava. Allí las noches estrelladas son inolvidables”
Esa noche no pude dormir. Sólo pensaba en el viaje y en que vería a mis primos y lo bien que me lo iba a pasar, y sobre todo ¡Cumpliría mi deseo!
Al final me dormí, agotado, y soñé y soñé…
Soñé que volaba subido a un pájaro de grandes plumas de colores…
También que unos grandes ojos me observaban desde el cielo…
No tenía miedo, sino curiosidad: ¿Quién nos miraba mientras viajábamos en el aire?
De repente, me desperté y no sé por qué sentí el impulso de ir a la ventana. Me asomé y pude ver una figura a lo lejos que me saludaba. Le devolví el saludo. “¿Quién eres?” pregunté. Y él
me dijo “¡Adiós Peppo, pronto nos veremos otra vez!”
Después, volví a la cama y seguí soñando. Soñé con la tarta de mi cumpleaños, pero había algo extraño…sólo tenía 5 velas. Era mi cumpleaños 3 años antes.
Recordé que cuando cumplí 5 años mi papá me prometió que pasaríamos una noche de acampada bajo las estrellas. Sin embargo, poco después se fue al cielo y quizás por eso yo
tenía ese deseo, que a mis amigos les parecía un poco raro.
Pasaron las horas, los días, y llegó el sábado.
¡La promesa que mi mamá me había hecho se iba a cumplir por fin!
Ese mismo día temprano salimos de viaje. En el tren mi mamá me daba las instrucciones:
Llevaría el móvil, una mochila con agua y galletas. Acamparía al lado de la casa, frente al mar.
“¡Vale, vale!”
Cuando llegamos me sorprendió lo verde que estaba el jardín. ¡Qué bonito todo! Y la casa era aún más grande de lo que la recordaba.
Mis primos salieron a recibirme.
“¡Hola Peppo, qué alegría que hayas venido! Ya sabemos lo de tu acampada. ¿Podemos ir contigo?”
“Lo siento chicos, no es posible, pero me podéis ayudar a montar la tienda…!”
Aquella noche me sentía superfeliz y nervioso a la vez. ¡Mi primera acampada en solitario!
¡Ojalá papá me pudiera ver desde el cielo! Estaría orgulloso de mí…
El cielo estaba precioso. Miles de estrellas destellantes hipnotizaban al mirarlas. Y las miré durante horas…
¡Qué noche tan mágica! Me sentía lleno de energía. No tenía nada de sueño. Sólo podía mirar las estrellas….hasta que….de pronto….
Entre las estrellas vi aparecer unos ojos azules, una barba, una sonrisa…
¡Mi papá! ¡Era mi papá! Sus ojos, su sonrisa… ¡Me sonreía desde el cielo….!
Mi corazón latía con fuerza…
Tras unos segundos, la imagen desapareció y el cielo volvió a ser el mismo de antes. Ya no miré más. Sabía que la sonrisa de mi papá era mi deseo cumplido.
Sí, ahora sabía que él me cuidaba y me animaba a superar mis miedos. Ahora sabía que él estaba orgulloso de mí…
Volví a la tienda y dormí de un tirón, con una sonrisa en los labios. Y soñé….
Soñé un final para esta historia, que pronto te contaré….
        (Esther Lozano)

Si te animas a terminarlo deja el final en forma de comentario.

image

image Esta es una foto de mi tarta de cumpleaños. Me llamo Peppo, y la semana pasada cumplí 8 años.

image Cuando soplé las velas pedí un deseo: Pasar una noche yo solo bajo las estrellas.

imageMi mamá y mi yayo Antonio me dijeron: “Bueno, Peppo, como te has portado muy bien, tu deseo será cumplido. Iremos a casa de los tíos en la Costa Brava. Allí las noches estrelladas son inolvidables”

imageEsa noche no pude dormir. Sólo pensaba en el viaje y en que vería a mis primos y lo bien que me lo iba a pasar, y sobre todo ¡Cumpliría mi deseo!

imageAl final me dormí, agotado, y soñé y soñé…

imageSoñé que volaba subido a un pájaro de grandes plumas de colores…

imageTambién que unos grandes ojos me observaban desde el cielo…
No tenía miedo, sino curiosidad: ¿Quién nos miraba mientras viajábamos en el aire?

imageDe repente, me desperté y no sé por qué sentí el impulso de ir a la ventana. Me asomé y pude ver una figura a lo lejos que me saludaba. Le devolví el saludo. “¿Quién eres?” pregunté. Y él
me dijo “¡Adiós Peppo, pronto nos veremos otra vez!”

imageDespués, volví a la cama y seguí soñando. Soñé con la tarta de mi cumpleaños, pero había algo extraño…sólo tenía 5 velas. Era mi cumpleaños 3 años antes.

imageRecordé que cuando cumplí 5 años mi papá me prometió que pasaríamos una noche de acampada bajo las estrellas. Sin embargo, poco después se fue al cielo y quizás por eso yo
tenía ese deseo, que a mis amigos les parecía un poco raro.

imagePasaron las horas, los días, y llegó el sábado.

image ¡La promesa que mi mamá me había hecho se iba a cumplir por fin!
Ese mismo día temprano salimos de viaje. En el tren mi mamá me daba las instrucciones:
Llevaría el móvil, una mochila con agua y galletas. Acamparía al lado de la casa, frente al mar.
“¡Vale, vale!”

image Cuando llegamos me sorprendió lo verde que estaba el jardín. ¡Qué bonito todo! Y la casa era aún más grande de lo que la recordaba.

image Mis primos salieron a recibirme.
“¡Hola Peppo, qué alegría que hayas venido! Ya sabemos lo de tu acampada. ¿Podemos ir contigo?”
“Lo siento chicos, no es posible, pero me podéis ayudar a montar la tienda…!”

imageAquella noche me sentía superfeliz y nervioso a la vez. ¡Mi primera acampada en solitario! ¡Ojalá papá me pudiera ver desde el cielo! Estaría orgulloso de mí…

image El cielo estaba precioso. Miles de estrellas destellantes hipnotizaban al mirarlas. Y las miré durante horas…

image¡Qué noche tan mágica! Me sentía lleno de energía. No tenía nada de sueño. Sólo podía mirar las estrellas….hasta que….de pronto….

image Entre las estrellas vi aparecer unos ojos azules, una barba, una sonrisa…
¡Mi papá! ¡Era mi papá! Sus ojos, su sonrisa… ¡Me sonreía desde el cielo….!
Mi corazón latía con fuerza…

image Tras unos segundos, la imagen desapareció y el cielo volvió a ser el mismo de antes. Ya no miré más. Sabía que la sonrisa de mi papá era mi deseo cumplido.
Sí, ahora sabía que él me cuidaba y me animaba a superar mis miedos. Ahora sabía que él estaba orgulloso de mí…

image Volví a la tienda y dormí de un tirón, con una sonrisa en los labios. Y soñé….

image Soñé un final para esta historia, que pronto te contaré….

Una alumna de la escuela nos envía este final:

UN FINAL DE CUENTO PARA EL NIÑO PEPPO

Peppo estaba contento porque vio a su padre en sus sueños, pero él quería tenerlo todos los días junto a él, para ello volvió a soñar y subió junto a las estrellas y se sentó en una nube, la tocó y de repente vio a su padre, entonces Peppo le preguntó a la nube si podía darle un trocito de ella; la nube dijo: si, y Peppo al despertar en su casa, todos días ve el trocito de nube junto a su Sputknit ( nave espacial ) de colores. Cuando toca el trocito de nube sorprendentemente él ve a su padre. Peppo es realmente feliz ahora.

Peppo was very happy because saw his father in his dreams, but he wanted to be with his father everyday. He started dreaming again, he was next to the stars and he sitting in a cloud, he touched it and suddenly, he saw his father. Then, Peppo asked the cloud if he could have a piece of it, and the cloud said yes. And every day, when Peppo gets up, he sees the piece of the cloud near his brightly coloured Sputnik. When he touches the little cloud, surprisingly, he sees his father. Peppo is really happy now..

Susa