Viaje a Francia en 2016

sábado, 10 de julio de 2010

Sonambulismos varios: Sleep-walking, sleep-eating, sleep-copulating and sleep-murdering

Por segundo día consecutivo me topo en la prensa con referencias al sexomnio, “un trastorno del sueño que conduce a practicar sexo, en compañía o en solitario, mientras la persona está dormida” (El País, EP3, Sexo consultorio, 9 de julio de 2010). En el caso del sexo en compañía debe entenderse que debe estar dormido antes de acto por lo menos uno de los participantes, y que no vale quedarse frito ni durante ni después. La segunda referencia a este trastorno se encuentra en la reseña que publica el iht de un libro dedicado a distintas cuestiones ligadas al sueño, una (in)actividad cuya función está aún poco clara.

WIDE AWAKE. A Memoir of Insomnia, Patricia Morrisroe. 276 pp. Spiegel & Grau. $25

Hace poco leí que la poetisa Concha  Méndez supo que vagabundeaba sonámbula  casi tanto como despierta por el rastro de cera de las velas que utilizaba para iluminarse. Cernuda, que quizá la vio por allí, porque pasó en la misma casa el último periodo de su vida, a pesar de lo reservado que era podría haberle hecho notar en un aparte no sé si la inutilidad (quizá lo hacía para disimular), pero sí desde luego el peligro que suponía abusar de las velas durante sus garbeos nocturnos. Recuerdo que, por lo menos como deseo, también existe el sleep-learning de idiomas. Todavía este año he tenido un alumno que lo practicaba con excelentes resultados, según él. Se ponía unos auriculares a través de los que oía una cadena de mantras, noticias, cotilleos, anuncios de compraventa, discursos de gran orador que es Berlusconi, etc,  durante toda la noche. Se despertaba algo cansado, en las clases le veía bostezar distraído, pero él pensaba que valía la pena, porque, se te quedan las palabras, la pronunciación y hasta las estructuras sin esfuerzo,  comentaba ojeroso. Yo prefiero dormir, aunque tenga que levantarme temprano para estudiar, decían sus compañeros.

Salvo el sleep-murdering de mosquitos, lo ideal sería  que se pudieran practicar todos los otros trastornos del sueño bien combinados, hasta llegar al sleep-working, que es algo que, por otro lado, algunos hacen ya muy bien, sobre todo en grado de tentativa. Que un trastorno haya acabado por convertirse en un hábito positivo no debe ser algo raro en el progreso humano. Quizá cocinar los alimentos empezó siendo un caprichito de unos pocos melindrosos y acabó por convertirse en lo que hizo al hombre. No se me ocurren mejores ejemplos, pero intuyo que convertir  la necesidad en arte está en la base de la evolución humana. Cuando, por fin, hagamos casi todo dormidos y hayamos invertido el tiempo medio de sueño y vigilia, habremos conseguido dar verdadero sentido a las cosas que hagamos despiertos, que serán de las que seremos verdaderamente responsables. De las 24 horas que dura el día habrá que escoger unas 8 para estar despiertos, aunque a algunos les basten 6 o incluso menos para llevar un ritmo de vida normal.  A F. Savater, por ejemplo, con cuatro, más diez minutos después de comer, le será suficiente para desplegar toda su actividad pensante. Parafraseando un libro de microcuentos que no recuerdo bien -lo leí con la técnica del sleep-reading- si, llegados a la hora del juicio final, Madoff, por citar uno de tantos, adujera el calor como motivo de su parte de error en los millones de errores que han provocado la crisis financiera mundial, el improbable jurado que se ocupara de su caso podría decirle, pero para establecer su grado de responsabilidad lo que nos interesa a nosotros es saber si usted estaba dormido o despierto cuando lo hizo. A lo que él podría  contestar, en un ataquín de sinceridad, no sé si estaba dormido o despierto, pero les puedo asegurar que estaba soñando.

jueves, 8 de julio de 2010

San Serenín del monte, san Serenín cortés, yo esta visita haré.

Descubre Toulouse (Francia) recorriendo Zaragoza (España). 

Programa de actividades 

 imageimageimage imageimageimageimageimage image imageimage

VISITAS GUIADAS GRATUITAS
Ven y descubre lo que estas dos ciudades tienen en común durante
una visita guiada a dos voces…
Toulouse se exhibe en Zaragoza
Fecha: días 8 – 9 – 10 y 11 de julio a las 10:30 h
Punto de salida: Museo del Foro de Caesaragusta
Duración: 2 horas
Itinerario: Museo del Foro de Caesaraugusta, Puente de Piedra, Basílica del
Pilar, Palacio de Argillo – Museo Pablo Gargallo, Mercado Central.
Recogida de tickets:
- Oficina de Turismo (Plaza del Pilar) desde el 3 al 10 de julio de 9 a 21 h.
- Village de Toulouse en Zaragoza (Plaza Aragón) desde el 8 al 10 de julio de
10 a 14 h. y de 19 a 22 h.
Más Información:
Tfo: 976 72 12 83 de 9 a 21 h
www.zaragozaturismo.es
image image

Sobre ti edificaré mi escándalo. El Playboy de Saramago.

Parece ser que la edición portuguesa de Playboy ha dado en la diana si lo que quería era provocar un pequeño escándalo que aumentara sus ventas. Resulta que en la portada de su edición de julio aparece una figura que bien podría ser la de Jesucristo con una mujer ligera de indumentos apoyada en su regazo. Los dos están sobre una cama en una posición que recuerda la iconología de la Piedad. El colchón de la cama se encuentra cubierto por una de esas fundas azules adamascadas que quién sabe por qué son tan frecuentes. En la cabecera del lecho aparece la siguiente inscripción, que coincide con el título de la novela de Saramago que tantas suspicacias de la Iglesia provocó: O Evanghelo segundo Jesus Cristo. En el interior de la revista se publica una entrevista de 1995 con el escritor y una serie de fotos más o menos atrevidas que reproduce el diario italiano Repubblica. La estética de las fotos hace pensar en otro tipo de escritor como, por ejemplo, el Fresán de Vidas de Santos, pero poco importa eso. El uso de imágenes o eslóganes religiosos que invitan a un pequeño escándalo como motor de venta tiene una larga tradición.  Recuerdo una campaña de Benetton en la que aparecía una imagen de una monja besando a un cura:

(Toscani, 1992) Clica para ver más fotos de Toscani.
O esta otra que juega con el parecido entre Bio y Dio (Dios):

Pero quizá la que más gracia tiene, digo gracia porque esta estrategia comercial es hija de los chistes sacrílegos y productos culturales semejantes, es aquella que sirvió como reclamo a unos pantalones vaqueros hace ya muchos años:

(También de Toscani)
O esta otra, también de Toscani, que apareció en una campaña contra la violencia de género:

Me pregunto si imágenes como estas siguen provocando algún tipo de escándalo. A mí algunas me hacen gracia, porque me gustan los jugueteos retóricos y la descontextualización con respecto al origen del que provienen. Quizá, para un creyente, el posible escándalo radica en el carácter más o menos noble del fin para el que se utilizan. El uso de la imagen de la crucifixión en la última foto, por ejemplo, se podría considerar menos perverso que en los casos anteriores, porque la lucha contra la violencia de género goza de una valoración social positiva. Hasta se podría considerar como un acierto, porque remueve las conciencias. Sin embargo, el uso del acervo común religioso para llamar simplemente la atención con el objetivo de vender corre el riesgo de resultar excesivo, en la medida en que implica una inadecuación  entre los medios y los fines y denota una clara falta de escrúpulos. Sin embargo, se podría decir que cuanto más escandalosa es una de estas imágenes más lograda está, en la medida en que si toca una parte sensible de la conciencia de aquel al que le provoca indignación es seguramente porque su reutilización era plausible y se ha hecho aprovechando algún resquicio de significado, una fuga quizá mínima pero real de sentido con respecto al planteamiento original. No en otra cosa se basa el sarcasmo y la ironía, sino en el aprovechamiento de lo que desborda, del exceso de asertividad de los mensajes. Cuando la reutilización  carece por completo de coherencia, aunque sea una demoledora coherencia por antífrasis, y no evoca siquiera el mensaje de partida, nos deja indiferentes. Y es que, como es sabido, no ofende quien quiere, sino quien puede.  Lo que indigna es un mensaje potencial que se ha conseguido revelar. Antes de no indignarse, como antes de indignarse, habría que pensárselo dos veces, porque nuestra indignación es el espejo de la medida de nuestras inseguridades.

martes, 6 de julio de 2010

Pasatiempo: caza al bendito detalle en una escena de Jules et Jim (Truffaut, 1962).

Coincidiendo con el 90 cumpleaños del  fotógrafo  de la nouvelle vague Raymond Cauchetier se va a celebrar una exposición de fotos suyas en la James Hayman Gallery de Londres. Se hace eco el Daily Telegraph, que reproduce algunas de las obras expuestas.

La foto que aparece a continuación pertenece a Jules et Jim, película de la que Cauchetier fue still photographer, responsable de las fotos fijas, por lo que no aparece en los títulos de crédito :

Jules et Jim (Charenton-le-Pont) by Raymond Cauchetier

Oskar Wener (Jules), Henri Serre (Jim) and Jeanne Moreau (Catherine) run in drag across a Parisian footbridge in Jules et Jim. The film was directed by François Truffaut from a semi-autobiographical novel by Henri Pierre Roché. This image: Jules et Jim (Charenton-le-Pont) taken by Raymond Cauchetier, 1961

image

Il Morandini, Dizionario dei film, di Laura, Luisa e Morando Morandini, Zanichelli, 2002.

Como explica la reseña, Jeanne Moreau, la prota, canta “Le tourbillon”, una canción que obtuvo cierto éxito y que después ha sido interpretada por Vanessa Paradis.

A. de Baecque y S. Toubiana en su biografía de F. Truffaut cuentan un detalle de la interpretación de J. Moreu:

image

image Baecque, Antoine de, Toubiana, Serge, François Truffaut, Folio, 2001, p., 352.

 

 

 

 

 

Busque el detalle y habrá comprendido por qué algunos directores de la nouvelle vague, en la línea de Rossellini, eran reacios a someterse al dictado férreo de un guión:

Elle avait des bagues à chaque doigt,
Des tas de bracelets autour des poignets,
Et puis elle chantait avec une voix
Qui, sitôt, m'enjôla.
Elle avait des yeux, des yeux d'opale,
Qui me fascinaient, qui me fascinaient.
Y avait l'ovale de son visage pâle
De femme fatale qui m'fut fatale {2x}.
On s'est connus, on s'est reconnus,
On s'est perdus de vue, on s'est r'perdus d'vue
On s'est retrouvés, on s'est réchauffés,
Puis on s'est séparés.
Chacun pour soi est reparti.
Dans l'tourbillon de la vie
Je l'ai revue un soir, hàie, hàie, hàie
Ça fait déjà un fameux bail {2x}.
Au son des banjos je l'ai reconnue.
Ce curieux sourire qui m'avait tant plu.
Sa voix si fatale, son beau visage pâle
M'émurent plus que jamais.
Je me suis soûlé en l'écoutant.
L'alcool fait oublier le temps.
Je me suis réveillé en sentant
Des baisers sur mon front brûlant {2x}.
On s'est connus, on s'est reconnus.
On s'est perdus de vue, on s'est r'perdus de vue
On s'est retrouvés, on s'est séparés.
Dans le tourbillon de la vie.
On a continué à toumer
Tous les deux enlacés
Tous les deux enlacés.
Puis on s'est réchauffés.
Chacun pour soi est reparti.
Dans l'tourbillon de la vie.
Je l'ai revue un soir ah là là
Elle est retombée dans mes bras.
Quand on s'est connus,
Quand on s'est reconnus,
Pourquoi se perdre de vue,
Se reperdre de vue ?
Quand on s'est retrouvés,
Quand on s'est réchauffés,
Pourquoi se séparer ?
Alors tous deux on est repartis
Dans le tourbillon de la vie
On a continué à tourner
Tous les deux enlacés
Tous les deux enlacés.

(Paroles: G.Bassiak Musique: Georges Delerue)

lunes, 5 de julio de 2010

5 de julio, Santa Firma a favor de la abolición de los toros

Asociaciones antitaurinas se manifiestan en Pamplona ante el inminente inicio de las fiestas. Uno de los eslóganes reza así: ¿Pamplona, sangre, tortura y muerte?

El eslogan me resulta excesivo por el tono. Pero algo de razón les asiste. Yo no tengo las cosas tan claras, ya quedó dicho en una entrada de este blog.

Nadal en el Gotha del tenis. La extraña gorra de su tío algo debe influir. Muchos datos y una broma.

Insisten los periódicos en comparar los ocho títulos que Nadal lleva conseguidos a sus 24 años con lo que otros grandes de ese deporte habían logrado a su edad: El país, Independent,

Guardian:

1Roger Federer Switzerland. Grand slam titles 16

Success at Nadal's age: Federer had won six grand slam titles.

2 Pete Sampras US. Grand slam titles 14

Success at Nadal's age: His US Open triumph in 1995 took him to seven.

3 Roy Emerson Australia. Grand slam titles 12

Success at Nadal's age: No grand slam titles.

=4 Rod Laver Australia. Grand slam titles 11

Success at Nadal's age: Five slam titles.

=4 Björn Borg Sweden. Grand slam titles 11

Success at Nadal's age: All 11 of his grand slam titles.

Y así, con Bill Tilden (10 títulos de G. Slam), Ken Rosewall, Fred Perry, Jimmy Connors, Andre Agassi e Ivan Lendl  (todos ellos con 8 títulos de G. Slam) hasta completar una lista de 12 atpnautas  en pos del vellocino de oro, con cuya piel se fabrica el chándal de la inmortalidad, la mejor prenda para estar por casa cuando llega la hora de la retirada. Porque muchos de estos héroes ya están jubilados y con el pelo canoso. Otros se han reciclado como comentaristas, entrenadores y en profesiones con menos relumbre. Nada de morir jóvenes, que la atp paga una pensión vitalicia de unos tres mil euros a partir de los x años de edad a quienes han sido profesionales durante x años estando entre los x primeros del ranking, si no me equivoco  -y, la verdad sea dicha, con los pocos datos que doy es difícil hacerlo.

Casi todos estos tenistas, como el centauro Quirón con Jasón, han tenido un mentor que les ha ayudado a llegar donde han llegado. En el caso de Nadal la figura del su tío parece ser que ha sido de crucial importancia. Su gran conocimiento de las artes tenísticas junto a una sabiduría vital extraordinaria hicieron de él el complemento ideal para que el brioso y maniático Rafael encauzara por la senda adecuada su tendencia desmedida a dar saltos y a tirarse por el suelo. Además, siempre sufrió con extrema paciencia la parsimonia del jugador a la hora de ejecutar la suerte del saque. Si no fuera porque, además de sus cualidades físicas, Nadal posee una extraordinaria memoria visual, más de una vez, botando la pelota, se habría olvidado del motivo por el que lo hacía. Que Nadal siempre tuvo plena confianza en su tío lo demuestra la conocida anécdota según la cual  le habría pedido a los siete años que suspendiera la lluvia que había provocado con sus poderes mágicos, porque ya tenía el partido que estaba jugando de cara. Además, por las mismas fechas, su tío le había hecho creer que se llamaba Nadalí y que había ganado cinco veces Roland Garros. Mi hipótesis es que efectivamente el tío conoce las artes mágicas y que la prenda blanca que utiliza durante los partidos a modo de gorra de albañil con una extraña palabra escrita  (Iberostar) es algo así como el famoso gorro de los duendes, en concreto el de los Monachicchi. Como se sabe, si se lo consigues quitar están obligados a llevarte al lugar en el que custodian un tesoro, que en este caso no sería otro que un título del gran slam. Son ya ocho las veces que Nadal, superando el reparo natural que le produce la posibilidad de dar un repelón a su mentor y tras un complejo ritual que incluye cuatro sorbos de una botella de agua fría que guarda a la derecha de la bandeja inferior de su nevera personal, le ha quitado la gorra. Todavía no lo ha conseguido en las semanas previas al U.S. open, pero todo se andará.