Viaje a Francia en 2016

jueves, 1 de abril de 2010

Tim Burton o el doctor Bacterio de los ingenios tiernamente macabros. El próximo estreno de Alicia en el país de las maravillas.

Hace poco, Helena Bonham Carter, la mujer de T. Burton, dice que ella y él, que comparten casa junto con sus dos hijos en el norte de Londres, en realidad viven en dos alas distintas de la mansión. En la de ella, adosada a su vez a un tercer edificio destinado a los niños y la niñera, reina un ambiente cálido y relajado; en la de él, siempre según ella, reinan los neones, los motivos gótico macabros que caracterizan su obra y una especie de permanente sensación de escalofrío(http://www.elpais.com/articulo/agenda/Burton/Bonham/Carter/regimen/territorios/separados/elpepuage/20100315elpepiage_2/Tes). A mí, en el fondo, Burton me resulta un tierno reprimido con muy buen gusto estético. Así es que no sé qué diría yo si viera ese ambiente cálido y acogedor del ala materna de la mansión. Quizá me pondría los pelos de punta, pero vamos a dar por buena la versión de la señora de la casa, sobre todo porque tiene elementos que hacen pensar en que hay una interesante trama rebequesca detrás del asunto.

No veo en absoluto que sean cosas contradictorias, pero parece ser que Burton no se tiene a sí mismo por un gran artista, sino que aprecia en particular su faceta de bricoleador (http://cinema.blog.lemonde.fr/2010/03/16/les-bricolages-de-tim-burton-exposes-au-moma/#xtor=RSS-32280322). Hay que imaginar toda la tribu culteranamente monstruosa de muñecos y utensilios que debe poblar su parte de la casa museo londinense como fruto de sus excelentes trabajos manuales, quizá más íntimos y delicados, si es posible, que los que presenta en sus películas. Burton sería, así, una mezcla de doctor Bacterio de los ingenios macabros y de R. Gómez de la Serna decorando su despacho. Dice de sí mismo que de pequeño se sentía un inadaptado (http://www.elpais.com/articulo/cultura/Tim/Burton/pais/pesadillas/elpepuage/20100322elpepucul_7/Tes), una sensación que parece ser que ha querido que también transmitiera su recreación de Alicia… A juzgar por el éxito que cosecha con sus obras, esa inadaptación debe ser un fenómeno muy común. La parodia que le hicieron en la Hora chanante juega con esa imagen algo autocomplaciente con su diversidad (Entrevista en inglés: http://www.youtube.com/watch?v=mANsedYvsBs):

T. Burton es uno de esos raros casos en los que se produce un matrimonio feliz entre el éxito comercial y la originalidad de un producto. Que el MOMA le esté dedicando una exposición no deja de ser revelador del fenómeno.(http://www.moma.org/interactives/exhibitions/2009/timburton/)

clip_image001

Tim Burton. Untitled (Cartoons). 1980–86. Pencil on paper, 13 x 16” (33 x 40.6 cm). Private collection. © 2010 Tim Burton

Una de las obras de la expo del MOMA (http://www.moma.org/visit/calendar/exhibitions/313)

Es algo parecido a lo que hacen programas de televisión como El hormiguero. Cuando algún cantante o actor va a sacar un disco o estrenar una peli le llevan como invitado al programa. Pues lo mismo ha hecho el MOMA con Burton y Alicia, en esa sospechosa confabulación entre lo público y lo privado a la que ya nos hemos acostumbrado demasiado como para que nos mosquee.

Pero en el caso de Alicia… mucho me temo que Burton habrá fagocitado un obra casi imposible de traducir a otros idiomas distintos del original, aunque el otro idioma sea el cinematográfico, porque en el caso de la obra de Carroll el lenguaje es un medio, pero sobre todo es un fin en sí mismo, el fruto de otro bricoleador inimitable. La Alicia... de Burton será estupenda, seguramente, pero no tendrá mucho que ver con el pequeño gran libro en el que se basa y en el que se puede estudiar, como en un buen manual educativo, mucho del saber libresco, latín y griego incluido, y aún más del saber vital, laughing and grief.

El sito web de Burton: http://www.timburton.com/

miércoles, 31 de marzo de 2010

April is the cruellest month. Marie, Marie, hold on tight.

Abril no es el mes de María.

eliot

Trad. de Agustín Bartra.  Mil años de poesía europea, Rico, Francisco, Barcelona, Blacklist, 2009.

Imagen016jjj

Retrato de T. S. Eliot por Wyndham Lewis.

Imagen015jj

martes, 30 de marzo de 2010

En(red)ado. Voces sabias y críticas. Il Manifesto entrevista a Manuel Castells

M. Castell(http://www.manuelcastells.info/es/) responde a las preguntas de Il Manifesto. He aquí un extracto:

“…il termine hacker non va confuso con quello di crackers, che sono solo dei criminali cybernetici. L'etica hacker ritiene l'espressione della creatività come un fattore fondamentale per la vita dei singoli e ha lo stesso ruolo che ha avuto il «fare i soldi» nel capitalismo. Un hacker valuta la creazione tecnologica o in altri campi come la fonte della proprio piacere e del prestigio nel proprio gruppo di riferimento, cioè gli altri hackers”.

“Lo slogan «Yes, we can» illustra bene come si è manifestata questa speranza di cambiamento, che ha mantenuto la sua indipendenza dal leader eletto presidente. Obama potrà anche deludere i «politici insorgenti», ma il cambiamento desiderato e che li ha portati a mobilitarsi non scompare”.

“La politica insorgente può conquistare il potere statale. In questo caso però assistiamo a una istituzionalizzazione della politica insorgente. Ma è questo punto che prende avvio un nuovo ciclo che vede il nuovo potere confrontarsi con una nuova politica insorgente. Non è quindi contemplata nessuna stabilità, perché lo stare in società e l'azione politica contemplano sempre il conflitto, il dominio e la resistenza ad esso. La stabilità esiste solo nella testa di chi è al potere e vuole fermare l'inarrestabile e incontenibile movimento della società. E quando cercano di fermare o bloccare il movimento della società falliscono sempre”.

La entrevista completa:

http://www.ilmanifesto.it/il-manifesto/argomenti/numero/20100328/pagina/11/pezzo/274772/

lunes, 29 de marzo de 2010

Rincón de las actividades. Nueva sesión de ikebana. Tócala, que así no debe ser la rosa.

El pasado día 26 de marzo, Sonoko Inoue volvió a dictar una charla práctica sobre el ikebana, el arte floral japonés. Ante un grupo más reducido que el de la sesión anterior Sonoko volvió a dar muestra de su precisión y elegancia a la hora de hacer comprender lo importante que es estar bien sentado, saber elegir la mejor rosa entre tres, hacer otro tanto con the second best y decidir a cuál se le asigna el peor papel. Y lo mismo con los tallos.

Imagen008Como las tres rosas que se utilizan son de tamaño parecido y a veces la más bonita no es la más grande la indecisión sobre cuál de ellas debe ser la protagonista de la composición se apodera del pobre maño o maña que debe decidir. Yo, que soy madrileña, dudé doblemente, todo hay que decirlo. Con los tallos la cosa resulta más sencilla, aunque, a mí, la cuestión también me planteó graves problemas . Es verdad que ante el menor problema se puede recurrir a las tijeras para aplicar el correctivo necesario, con el tallo dentro del agua, ça va sans dire.






Imagen001Pero el problema es que es fácil pasarse o quedarse corto en el corte y entonces,como las proporciones, las distancias y los ángulos de la composición han de ser muy precisos, te ves condenado a ir de mal en peor en la confección de tu obra.











Imagen007Uno se obceca, escucha los malévolos consejos del vecino o no escucha sus acertadas observaciones y se equivoca sin casi posibilidad de volver atrás, como no sea intercambiando la propia composición por la de otro participante que esté distraído contemplando las manos aflamencadas de Sonoko. Fue lo que hice yo en la primera sesión con el centro de Andrés, pero sin acordarme de que él también es madrileño y por lo tanto proclive al error centralista. Pan por tortas resultó mi cambio. Él, que es bondadoso, simuló no haberse dado cuenta del cambiazo, o tal vez dudó de nuevo pensando que había mejorado. Y como es imposible que los dos hubiéramos mejorado, pues alguno tuvo que empeorar.





Imagen002

Según avanza la sesión te vas sintiendo cada vez más involucrado y hasta los pinchazos de la pieza que sirve para sujetar los tallos en el fondo de la cerámica (kenzan) te parecen casi necesarios para la consecución del objetivo. Hay quien llega incluso a tomar apuntes, a pesar de tener que estar secándose constantemente las manos antes de empuñar el boli.




Imagen004

Al principio de la sesión uno no sabe bien cómo comportarse y a veces adopta la actitud llamada “de restaurante”, porque parece que esté esperando a que le sirvan el primer plato. Esta reportera no pudo asistir a la sesión descrita porque tenía que estar presente en el claustro que se estaba celebrando al mismo tiempo. Pero puede decir que allí también, en el claustro, por increíble que pueda parecer, todo resultó ameno y hasta divertido, porque ha acabado por prevalecer por encima de cualquier otra consideración que todo lo que se diga debe ser lo más breve posible que de deben medir las palabras como si fueran oro en polvo y que, como en cuestiones dietéticas es mejor quedarse con un poco de hambre que pegarse un atracón de los que después pesan.

IKEBANA 09 058[1]

Así es que con tanta diversión se me pasó el tiempo volando y cuando acudí a ver cómo andaban mis colegas con el ikebana todo había terminado. Me tuve que quedar con las ganas de fotografiar las composiciones para compararlas con las de la otra sesión.En la sala, sobre la mesa, no quedaba más que la obra con la que Sonoko había querido amenizar la sesión.







Imagen005He aquí otro grupo de participantes en la descrita actitud “de restaurante”, mezclada esta vez a cierto aire de pose fotográfica. Dada la mezcla de equilibrio y hondura que transmiten las obras de ikebana cuando están bien hechas, a esta reportera se le ocurre proponer que una comitiva de los participantes en las dos sesiones celebradas en nuestra escuela participe en la próxima ofrenda de ramos de las Fiestas de Pilar. Eso sí, después de haber seguido practicando durante los próximos meses. También me pregunto si no sería bueno que en lugar de la pirámide situada en la Plaza del Pilar en la que se acumulan miles y miles de flores con escaso criterio y mucha devoción se construyera una gigantesca obra ikebánica, con ayuda incluso de los medios informáticos que fueran necesarios. En lugar de seguir los designios de Bigas Luna, podrían aventurarse un año con una propuesta de nuestra excelente monitora.