Viaje a Francia en 2016

sábado, 27 de marzo de 2010

Rincón del reportaje. Surferos del bordillo.

Las chispas invisibles que se desprenden al rozar la superficie de la tabla con el filo de granito son las gotas que salpican al espectador que desde su casa contempla una competición de surf en un canal televisivo de deportes. Unas queman y las otras refrescan la vista. El skateboarder pretende cumplir el sueño de aquel que quiere ser dueño  de su vida en cada instante, jugando  con la posibilidad de caerse, pero con la emoción siempre viva por no hacerlo, una cosa que a la que quienes avanzamos agarrados de un pasamanos damos poca importancia.

Imagen017k

Cuanto más te arriesgas a pegártela mejor te debe saber seguir con los dos pies sobre el suelo. Les he visto afanarse en la plaza de Felipe II de Madrid, algunos como artesanos mediocres, condenados a que se les tuerzan las costuras, otros como príncipes del diseño con tiralíneas. Hasta esos a veces fallan, pero vuelven atrás con gesto humilde para repetir la jugada. Quién sabe, quizá una mota de polvo ha alterado su trayectoria o se han distraído pensado en quien les mira embelesado.  Como Matisse, intentan automatizar el trazo perfecto, que les salga la pirueta atraídos por una fuerza insondable, nonchalante y, al tiempo, llena de vibración. Todo, para hacer inconsciente la mecánica de la emoción, olvidar cómo se logra lo difícil para pasar al más difícil todavía.

Imagen019m

Si el surfero es en rey de lo blando, de la superficie dúctil, el skaterboarder es en señor de lo duro, de las dolorosas esquinas, el que no intenta someter el terreno sobre el que se desliza, sino que quiere vivir en pareja perfecta con él, respetando la autonomía, pero disfrutando del roce. Su ola perfecta sería un filo de platino y su gran cabalgada descender hasta el centro de la tierra por el pasamanos de la vida para volver a subir y empezar de nuevo.

Unas cuantas imágenes sacadas de páginas web de skaters:

 

viernes, 26 de marzo de 2010

Lista de ganadores del concurso de preguntas sobre el cine organizado por el Dpto. de inglés.

Ganadores quiz 2010:

  1. Celia Giménez Prieto, 1º de Nivel Avanzado. Profesor: Carmen Mas.
  2. Marina Pedrol Águila, 1º de Nivel Avanzado. Profesor: Sergio Moreno.
  3. Pilar Alonso Escalera, 2º de Nivel Intermedio. Profesor: Sergio Moreno.

jueves, 25 de marzo de 2010

En(red)ado.

Tanatoski y eroski se fueron a nadar. Tanatoski se ahogó. ¿Quién quedó?:
Clica
“Bref, le sacré est le déchaînement des passions. C´est le contraire de la raison”, Bataille, Georges.

martes, 23 de marzo de 2010

Rincón de los reportajes sin pisar el sitio. Ficción y realidad. El perro meón de Lucien Freud

They haven’t got no noses,/The fallen sons of Eve...The brilliant smell of water,/The brave smell of a stone,/The smell of dew and thunder,/The old bones buried under,/Are things in which they blunder/And err, if left alone (Chesterton,The Song of Quoodle)

Casi en la esquina entre el paseo de Echegaray y Don Jaime, junto a la lonja de Zaragoza, hay un caballito con ruedas de bronce sobre el que a menudo la gente se hace fotos. Cuando mi perro era pequeño y lo vio por primera vez tuvo miedo y hasta que no se acercó para olerlo no se quedó tranquilo. También le pasó algo parecido con aquel falso oso greezly que pusieron durante una temporada a la puerta de las tiendas Natura. Y eso que a los perros, como a los humanos, suele bastarles con la vista para entender el mundo. Sin embargo, ante la mínima duda, confirman sus hipótesis con el olfato y después las sellan con una meada. Los humanos para asegurarnos de algo a menudo tocamos. Como dice el proverbio,ver para creer y para no errar, tocar, aunque en ocasiones, como, cuando, por ejemplo los alimentoso las situaciones huelen mal, también nos fiamos bastante de la nariz. El arte suele jugar con la ambigüedad de lo real, potenciando los estados intermedios en que no se sabe si algo es o no es lo que parece, como si la segmentación de la realidad que hacemos con el lenguaje tendiera a desaparecer en una especie de continuo y el perfil que diferencia un objeto de otro se difuminara. Es más, a veces el arte nos descubre la valencia oculta de las cosas, como ocurre con los objetos encontrados, los objets trouvés, que sin dejar de ser lo que se disuelven en ecos, reminiscencias, connotaciones. En este caso, es a través de la descontextualización de la obra como accedemos a otra verdad que se sitúa mas allá de la apariencia o de lo ordinario. Pero en la obra de L. Freud que aparece al final de esta entrada ocurre, en cierto sentido, lo contrario.

Lucian Freud Obit: British Painter Lucian Freud has diedFoto de L. Freud (Jane Brown). Galería de imágenes.

En Paris, en el Centro Pompidou se ha inaugurado una exposición de este pintor, nieto de Sigmund y uno de los pintores vivos más importantes del panorama internacional. Sus feos cuerpos desnudos resultan, a menudo nos conectan con el lado triste de la vida, con una una verdad que nos incomoda, la del deterioro, la de la carne que se reblandece y la de una vida que a medida que pasa el tiempo es cada vez más triste. Nada de caminos hacia la sabiduría, sino un lento y visible trayecto solitario, a menudo, hacia una vulgar muerte. O peor aún, como si siempre hubieran sido así, con una mezcla de indignidad, para quien vive en las apariencias, y de tenaz afirmación de sí mismos de su singularidad, sin estridencias, pero sin renunciar a sí mismos, un poco como los heroicos antihéroes de Coetzee. Muchos de los cuerpos retratados son gordos, pero no tienen nada que ver con esos muslos apretados y tersos de Botero, los de la alegría de la carnes. Se acercan más a las figuras de Rubens, pero pasadas por una especie de expresionismo existencialista (La chair est triste, hélas!…pero no hay dónde huir ni salvarse).

Es como si Freud quisiera sacar no lo mejor que hay en cada uno, ni siquiera una versión afable para el espectador, sino una verdad que desprecia toda vanidad, la verdad que podría unirnos a los demás si la aceptáramos y compartiéramos, pero contra la que luchamos a tortas, inútiles, por cierto. Y en L. Freud la verdad se viste de una irremediable flaccidez, trasunto del combate perdido, si es que lo hay, contra el tiempo. Estos retratos de Dorian Grey no salvan del desgaste a sus modelos, sino que lo registran sin piedad, aunque, por otro lado, en sus cuadros no son infrecuentes las parejas o los pequeños grupos solidarios de personas.

Queen Elizabeth II. 2001. Lucian Freud.

Dos desnudos y el famoso retrato que hizo a Isabel II.

Da la impresión de que en el Pompidou no han querido abrumar con la amarga verdad y han preferido mostrar otras cosas, entre ellas ingeniosidades como esta que copio de Libération:

freud

Photographie de Lucian Freud, Le Jardin du peintre avec Eli. © David Dawson, courtesy of Hazlitt Holland-Hibbert, Londres

Quizá sea mejor no saber si es una foto casual de un cuadro que está en un estudio o la escenificación de un proyecto sobre la verdad y la ficción. Lo cierto es que el perro supone una potenciación o explosión de realidad, un recuerdo velazquiano de que una cosa es la pintura de plantas y otra las plantas, aunque seguro que él también ha vacilado y, en el fondo, al mear ha dado marchamo de realidad al conjunto, más allá de este juego de espejos. Algo en la obra invita a seguir mirando, al ensimismamiento, aunque también hace que despierten las ganas de dar por vista la obra e ir a dar una vuelta, que es lo voy a hacer yo ahora si me decido a no volver a plantar la mirada sobre ella. Cuando vaya andando por la calle sé que seguiré desconcertado y en la misma medida, cuando mi perro levante la pata para marcar lo que otro perro ya había marcado, complacido, porque a mí lo que me gusta son estas realidades complejas, que uno no sabe por dónde coger, pero con un punto de fuga, un asidero, un fuerte aroma natural…Mon chien, mon semblable, mon frère.

domingo, 21 de marzo de 2010

Presentación de Incubo (http://tusitalaediciones.blogspot.com/)

DEPARTAMENTO DE ITALIANO: PRESENTACIÓN DEL LIBRO 

INCUBO Antologia ispanoitaliana del fantastico e dell’orrore.                               

A cargo de Fermín Moreno

 MIÉRCOLES, 24 DE MARZO - 16 HORAS SALA DE CONFERENCIAS

clip_image002tusi