Viaje a Francia en 2016

sábado, 30 de enero de 2010

Rincón último. Muere Salinger

Yo creía que ya estaba muerto y cuando leí los artículos de El País tuve la sensación de que ya los había leído. También cuando me he puesto a hacer esto me ha parecido que ya lo había hecho tiempo atrás. Salinger no decía ni mu desde hace muchos años. Quizá era un gesto soberano, que diría Cercas. Pero no estaba muerto ni tampoco había perdido su vida par délicatesse, solo estaba callado.

No calla quien calla, sino quien nunca está callado (Proverbio árabe).

Salinger en la prensa internacional:

http://topics.nytimes.com/topics/reference/timestopics/people/s/j_d_salinger/index.html

http://www.liberation.fr/culture/0101616242-j-d-salinger-n-est-plus

http://www.ilmanifesto.it/il-manifesto/argomenti/numero/20100130/pagina/11/pezzo/270311/

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Muere/J/D/Salinger/autor/guardian/centeno/elpepucul/20100128elpepucul_5/Tes

http://www.allgemeine-zeitung.de/nachrichten/kultur/8306658.htm

http://www.pravda.ru/news/culture/28-01-2010/1010277-salinger-0/

Imagen013

Holden, Phoebe y Salinger.

jueves, 28 de enero de 2010

Rincón de los reportajes (6). Un mirón en la librería Antígona y en la de Manolo

La mayor parte de las librerías actuales carecen de fondo de armario. Están llenas de novedades, estratégicamente colocadas en función del poderío de las editoriales que las publican. Pero si vas a buscar algún libro que supere los dos años de edad, estás listo. Por suerte, quedan algunas que acumulan volúmenes, como si el sueño fundacional de la vocación del librero, que es reunir todos los libros del mundo en su negocio, no se hubiera extinguido. Antígona, en Pedro Cerbuna, no es la única en Zaragoza, pero creo que es la que tiene las estanterías más surtidas, y no digamos la mesa central, que cuando se acabe por hundir bajo el peso enciclopédico que acumula dejará un hermoso y privilegiado cráter. Su puerta de entrada también tiene poderes. La fuerza centrípeta que ejerce es tremenda, tanta que evito acercarme al escaparate, porque sé que tarde o temprano acabaré absorbido hacia el interior, y que después, al salir, correré el riesgo de constiparme o de volver con dolor de cabeza, porque allí hay definitivamente demasiados libros y, como cuando era niño y me llevaban al zoo, no sé dónde mirar, qué tocar, si leer la contracubierta o ir directamente al precio, si estirar el brazo y coger la rareza que veo al otro lado de la mesa o pillar un fajo entero de libros e ir mirándolos de uno en uno. Casi todo me llama, los nombres, las portadas, pero cuando me decido a hojear algo aparece de repente otro reclamo, que me hace tropezar, a veces no solo en sentido figurado. Me agoto, disminuyen las defensas y cuando logro escapar de este ombligo del mundo salgo despedido hacia la calle con una sensación parecida a la que se tenía cuando las ventanillas del tren se podían abrir y, tras sacar la cabeza, volvías a meterla en el vagón, en el mundo ordinario. Ahora, ni siquiera, porque han puesto una estantería de metal en el exterior con cosas viejas. Con suerte, diez minutos más.

Otra librería, pero esta sin ninguna novedad, enteramente dedicada a libros viejos, es la de Manolo, que también acuna a su gato y vende punching balls de entrenamiento en el mismo establecimiento. Es una librería papelería, como las de barrio, pero en el Tubo, y vende poco, por decir que vende. A mí me gusta pasar delante de ella, aunque como me da un poco de miedo paso deprisa. Mi perro, sin embargo, siempre encuentra un motivo para detenerse, que si un olorcillo que sale de la puerta, que si una meadita justo en el ángulo ente la fachada y el suelo. Me doy menos prisa de la habitual en marcharme, como si me hubiera cruzado con una chica que me inquieta. Al final, indeciso, tiro de él por cumplir, porque en realidad  siento el cosquilleo de quien nota un grato peligro a la entrada de un cueva misteriosa. El otro día salía de allí una luz intensa a través de la rendija. Esto es lo que mi cámara capto, digo mi cámara porque yo no tuve valor para fijarme bien en lo que fotografiaba. Me pregunto si esta librería estará como muestran las fotos por no querer vender novedades y dar cobijo los gatos.

Imagen0120


Imagen3009


000


Imagen3011

Rincón de las actividades

El Departamento de Inglés programa la siguiente actividad:

“How English became English –the mysterious development of a language” (BY JULIAN CHANCELLOR)

February, 3rd (Wednesday) 7.00 p.m.   SALÓN DE ACTOS                                            

El Dep. de Italiano programa la siguiente conferencia:

IL CONCETTO DI GIARDINO - Dal giardino dell'Eden al giardino delle Certose del '300

A cargo de: Cecilia Papi (Profesora de Italiano - Università per Stranieri di Siena)
Jueves, 4 de febrero, 18 horas.  SALA DE CONFERENCIAS

miércoles, 27 de enero de 2010

Rincón de los reportajes (5). Candados del amor. Versión catastrófica.

Sous le pont Mirabeau coule la Seine/ Et nos amours (Apollinaire)

Las leyendas son contagiosas y la enfermedad ya ha llegado a Zaragoza. Según parece, si dos enamorados atan un candado en un puente y después tiran la llave al agua tienen asegurado su cariño por lo menos hasta la muerte. Los primeros síntomas del virus se dieron en Ponte Vecchio, en Florencia.image Después, a pesar de las recomendaciones de la OMSA –la OMS del amor-, el virus se extendió a otras ciudades italianas, mostrando particular virulencia en Roma. Supongo que en otras ciudades europeas la cosa se está poniendo fea. Por lo pronto, la enfermedad también se transmite por vía electrónica.

Zaragoza, por su parte, desde que, gracias a la expo, ocupa el lugar que le corresponde en el mundo mundial, no podía ser menos y algunos de sus habitantes se han expuesto voluntariamente al contagio. Las siguientes fotos, tomadas en el Puente de Santiago ayer mismo dan prueba de ello. Son los primeros casos de abducción por candado, pero no serán los últimos, y yo que vivo en el Actur sé que de aquí a no mucho el puente mismo correrá peligro de hundimiento. Por eso, reclamo a las autoridades que pongan freno a la epidemia antes de que se extienda a otras franjas de edad y condición, porque aunque afecta sobre todo a los adolescentes, ya se conocen casos de la tercera edad.

Imagen2028

Imagen3017A veces aparecen en forma de racimo, como si fueran enjambres de enamorados; otras veces, toman la apariencia de seres discretos, poco propensos a la vida social.

En otras ocasiones, no pueden evitar mostrar su carácter ofensivo y adoptan la forma de avanzadillas militares.

Imagen2026

En fin, que la cosa no va en broma y los vecinos del Actur corren el riesgo de perder un puente y no les cuento lo que eso supondría para un tráfico que cada día que pasa está peor.

(Desde su casa, para el blog de actividades de la eoi1z, Melmoth)

Imagen2025

Imagen1029

Rincón de las anécdotas. Exámenes orales

Los exámenes orales a veces me resultan muy difíciles de hacer, no tanto de preparar como de ejecutar. Me ocurre que en los monólogos, que son más bien breves discursos del tipo de los temas de oposición, pero sobre cuestiones banales -huimos de la densidad como los gatos huyen del agua (quizá para no discriminar, quizá para no ponernos en evidencia- me ocurre, digo, que me pongo a hablar y acabo robando la palabra al alumno, que poco a poco me cede el protagonismo hasta a veces enmudecer. En los malos días, pienso que sufro de narcisismo, en los buenos, que me gusta debatir, convertir la situación en algo parecido a la realidad, esa en la que dos personas hablan sobre algo, porque cuando habla uno solo tanto tiempo con tan poca chicha disertadora como la que solemos escuchar le toman por loco o charlatán. Pero es que, por otro lado, de eso se trata precisamente, de asumir con corrección el papel de charlatán, porque, monólogos de tres minutos son, por suerte, excepcionales en la vida ordinaria. Los examinadores nos fijamos más bien en la forma, en la capacidad para construir con mediana corrección un pequeño edificio lingüístico, sin parones y con cierta agilidad. A veces, una apariencia de soltura nos basta, como si no fuéramos conscientes de que cuanto más denso es el contenido más difícil es de mover con ligereza. Y es que los exámenes de lenguas extranjeras son un canto a la banalidad, una antología del tópico. Los que cuenta es el cómo lo dice, no qué se dice, porque lo que se dice aprender cosas, en nuestras clases se aprenden pocas, quizá por eso los alumnos tienden muy a menudo a tomar la propia como la madre de todas las lenguas, porque derivamos hacia un juego de formas en el que el vértigo del conocimiento, los contenidos, con su inercia positiva, no se imponen sobre la forma.

El caso es que el otro día, en mi examen trimestral, el alumno en cuestión, una persona de cierta edad, no pudo resistirse a hacer consideraciones serias sobre la ciudad de Roma y además en un alarde de conocimiento quiso envolverlas con un ropaje a la altura de la ciudad eterna. Empezó hablando del Papá, derivó hacia Jesucristo, de ahí paso a los cuatro judíos más importantes de la historia, y cuando dijo que eran el citado Jesús, Marx, en ámbito político social, y Einstein, por lo que se refiere a la ciencia, yo no pude resistirme ante la injusticia y dije, siguiendo por cierto, como he visto después la opinión de decenas de sitios web , que faltaba Freud. la cosa no pareció agradarle, quizá porque otras tantas páginas web presentan otros hit parades de importancia distintos. Después , he seguido dando vueltas al asunto, y me reafirmo en que por lo que a mí respecta Freud debe estar en la pomada. Casi nada que tenga que ver con el interior de las personas, con su carácter, pasiones, dudas…, puede interpretarse sin un trasfondo, más o menos intenso, más o menos ortodoxo, freudiano. A menudo, soy incapaz de participar en conversaciones en las que tópicos como la neurosis, la histeria, las manías, todo con un inequívoco velo freudiano, mediaticen mis opiniones. Pero es más, mimo mis pulsiones, soy medianamente consciente de los vericuetos de mi subconsciente, mi super ego me tiene a raya, y para qué les voy a hablar de mis sobreactuaciones si no conocen mis complejos.

Después del examen me acordé de un hermoso texto de F. Savater sobre la cuestión, hermoso y clarividente, porque sitúa la figura del gran psicólogo en un ámbito tan amplio como para poder hablar de él en términos de dignísimo heredero en parte rebelde de la gran tradición humanista y racionalista. De Jesús y Marx no digo nada, que, sobre todo al segundo, lo tengo en un pequeño altar que descuido a menudo, y de Einstein sé poco. Leí la vieja introducción al personaje de D. Font y la más reciente de Fernández Buey, y he oído que hasta los móviles existen en parte gracias a él. No sé si reprochárselo o agradecérselo. Desde luego, a fin de mes, maldigo su nombre en euros. Pero, he de reconocer que soy casi analfabeto en temas científicos. savi1defsavi22def

savidef Savater, Fernando, Diccionario filosófico, Madrid, Planeta, 1995, La voz Psicoanálisis ocupa las págs. 296-303.

lunes, 25 de enero de 2010

Departamento de Ruso. Recordatorio del viaje a San Petersburgo en Semana Santa.

El Departamento de Ruso organiza para Semana Santa un
VIAJE A SAN PETERSBURGO
27 de marzo – 3 de abril 2010…

http://holdontightmarie.blogspot.com/2010/01/departamento-de-ruso-viaja-san.html

bro2

Guía para una ciudad rebautizada en Brodsky, Joseph, Menos que uno. Ensayos escogidos, Traducción de Carlos Manzano, Madrid, Siruela, 2006, pág. 75.

brods