adiós

jueves, 31 de diciembre de 2009

Rincón de las versiones (21). Gestalt natural. La Piaf de La vie en rose.

Hace poco oí decir a A. Gabilondo, actual ministro de Educación y catedrático de metafísica, que es característica esencial del ser humano no ser contemporáneo de sí mismo. Lo decía con la autoridad de quien ha leído sobre el tema, pero también daba la impresión de que mediante este comentario tan abstracto pretendía retratarse tímida e inteligentemente, como si se sintiera particularmente reflejado en ese decalaje que comentaba. Supongo que se refería al hecho de que no estamos nunca enteramente ni donde estamos ni en el momento que señala nuestro reloj ni con quien nos acompaña, aunque seamos nosotros mismos. Siempre hay trozos nuestros, que están viviendo lejos, en otro instante, con otras personas, haciendo esfuerzos para no marcharse distraídamente por el sendero del recuerdo o el del deseo. Eso que llaman ensoñación es un consuelo, aunque sea a menudo magro. Las terapias Gestalt invitan a vivir el presente, el aquí y ahora, como decía un oficiante al que conocí; pero es tan difícil que habría que darse por contento con estar al cincuenta por ciento en solo dos sitios, dos personas, con la conciencia solo parcialmente escindida y no hecha un absurdo caleidoscopio. Una solución para que los demás no noten nuestras idas y vueltas es sobreactuar, castigándose o sometiéndose a disciplinas más o menos férreas, como contar el número de copas que están sobre la mesa o las veces que el otro dice “ya, ya…”, pero es una actitud que produce lesiones del alma y por ende del cuerpo. Además, si no estás muy entrenado llega un momento en que te vas del todo y empieza la misma historia, pero en otro sitio, irreal esta vez. Otra técnica es la ironía, quizá la postura más elegante ante la condena de la acontemporaneidad, ya que permite reírse de ella, pero con los años y el veneno acumulado se acaba siendo sarcástico y se pierden amigos, sobre todo entre los que no soportan actitudes que huelan a crítica. Son demasiados los se contentan con haber llegado, llaman caldo al vino y cualquier plato que no sea de cocina tradicional les parece espléndido. Esos sí que viven el presente y no aceptan que se lo pongas en cuestión. Vivir el aquí y ahora en la psicología Gestalt no tiene nada que ver con la obsesión de disfrutar. El aquí puede estar lleno de pinchos y el ahora estar emponzoñado. Pero estar triste en un solo sitio es difícil, en seguida te partes en cuatro momentos adversos. O te pasas al otro bando, el de las risas. Muchos funerales son prueba de ello.

Esta canción habla de una de las pocas experiencias plenas de la vida. Esa que consiste en tener a alguien que hace que todo sea bello si no lo es, o por lo menos que nada importe lo suficiente como para hacer que torzamos el gesto. Es una canción que tiende a despertar en quien la oye la misma dicha que dice sentir quien la canta, la de la felicidad del abandono absoluto en brazos del amado, un abandono que se impone por sí mismo, ni se discute ni se propicia. Tiene la frescura de lo cotidiano cuando no está contaminado por la rutina, la espuma de los días, como si de repente pudiéramos duchar, purificar, toda nuestra vida igual que lavamos el cuerpo cada mañana, por lo menos en verano. El amor es una fuerza rosicler, ineluctable, como la llegada del alba. Aquí no se reflexiona ni se plantean problemas, solo se describen los gestos del deliquio, esos mohines que derrumban murallas y abren túneles hasta el corazón. El yo no existe, seguramente, pero cuando se está enamorado resulta díficil creer que así sea.

Por momentos, me parece que la letra tiene un lado machote. Debe ser que mis ejercicios Gestalt, esos que consisten en cerrar los ojos, saltar desde lo alto o tirarse para atrás y confiar en que alguien te cogerá, no estuvieron bien hechos, porque no estaba del todo allí y entonces. En cualquier caso, esa actitud de mujer entregada tiene más sentido, resulta más verdadera, pero menos fácil, si se piensa en esa mujer rebelde y al tiempo desamparada que fue la Piaf, “pequeña Torino”.

La Vie En Rose (E. Piaf)

Des yeux qui font baisser les miens, un rire qui se perd sur sa bouche. Voilà le portrait sans retouche de l´homme auquel J'appartiens.
quand Il me prend dans ses bras,
Il me parle tout bas , Je vois la vie en rose. Il me dit des mots d'amour , des mots de tous les jours,
et ça me fait quelque chose. Il est entré dans mon coeur,
une part de bonheur dont Je connais la cause. C'est lui pour
moi, moi pour lui dans la vie. Il me l'a dit, l'a juré pour la vie.
Et dès que Je l'apercois alors Je sens en moi mon coeur qui bat...
Des nuits d'amour à plus finir, un grand bonheur qui prend sa place.
les ennuis, les chagrins s'effacent heureux, heureux à en mourir. Quand Il me prend dans ses Bras,
Il me parle tout bas , Je vois la vie en rose. Il me dit des mots d'amour , des mots de tous les jours,
et ça me fait quelque chose. Il est entré dans mon coeur,
une part de bonheur dont Je connais la cause. C'est lui pour
moi, moi pour lui dans la vie. Il me l'a dit, l'a juré pour la vie. Et dès que Je l'apercois alors Je sens en moi mon coeur qui bat...

Olga M. Ramos, de Madrí al cielo.

Louis Amrstong hizo está estupenda versión en inglés, todo gozo. Es otra cosa muy distinta, el sueño americano en pareja con las trompetas del Paraíso de los enamorados,

, un reputado e inexistente club.

Hold me close and hold me fast
The magic spell you cast
This is la vie en rose
When you kiss me heaven sighs
And tho I close my eyes
I see la vie en rose
When you press me to your heart
I`m in a world apart
A world where roses bloom
And when you speak...angels sing from above
Everyday words seem...to turn into love songs
Give your heart and soul to me
And life will always be
La vie en rose

La gran Milva, en italiano, le dio un aire cósmico erótico que no me acaba de gustar, porque la descontextualiza, la desconcretiza:

Se tu sei vicino a me,
Sognando insieme a te,
La vita è tutta rosa.
È una musica d'amor
Che sento in fondo al cuor
Nell'aria e in ogni cosa.
Le parole che sai dir,
Più lievi di un sospir, non possono mentir.
Socchiudo gli occhi e ti sento parlar, e la tua bocca mi par di baciare.
Se tu sei vicino a me la vita è sempre rosa insieme a te. C'è la tua immagine nel cielo, c'è il tuo sorriso in ogni fiore. Tu vivi in ogni mio pensiero e la mia vita è il tuo amor. Le parole che sai dir,
Più lievi di un sospir, non possono mentir.
Socchiudo gli occhi e ti sento parlar e la tua bocca mi par di baciare.

M. Mathieu, además de en francés, la cantó en alemán. En francés no ha quedado ni “la rose”:

Warum gehst du denn mit mir aus?
Ist es viel schöner nicht zu Haus?
Wo niemand unsere Liebe sieht
Und nur der Mond weiß, was geschieht.
Schau mich bitte nicht so an,
Du weißt es ja, ich kann
Dir dann nicht widerstehen.
Schau mir nicht so auf den Mund,
Du kennst genau den Grund,
So kann's nicht weitergehen.
Schau, die Leute ringsumher,
Sie wundern sich schon sehr,
Wir sind doch nicht allein.
Was mir dein zärtliches Lächeln verspricht,
Sollst du, erst wenn wir alleine sind, halten.
Schau mich bitte nicht so an,
Du weißt es doch, ich kann
Nicht widerstehen.
Ein jeder merkt an deinem Blick:
Wir sind verliebt, beseelt vom Glück,
Und jeder Druck von deiner Hand
Wird als Liebkosung gleich erkannt.
Schau mich bitte nicht so an,
Du weißt es ja, ich kann
Dir dann nicht widerstehen.
Schau mir nicht so auf den Mund,
Du kennst genau den Grund,
So kann's nicht weitergehen.
Schau, die Leute ringsumher,
Sie wundern sich schon sehr,
Wir sind doch nicht allein.
Was mir dein zärtliches Lächeln verspricht, Sollst du, erst wenn wir alleine sind, halten.
Schau mich bitte nicht so an
Du weißt es doch, ich kann
Nicht widerstehen,
La la la la la la
La la la la la la
Nicht widerstehen.

Una versión reciente franco inglesa, que la cantante es una canadiense bilingüe. Evoca a la Piaf, hasta en la sensación de que se trata del amor fou de quien cotiza sus últimos años a la S. Social, y a Armstrong en la trompeta, aunque menos:

Y una muestra en español de indiferencia al tono original, mucho menos carnal.Thalia:

Cuando tus ojos me miran
mi corazón se alborota
Tu risa ideando la mía
Tu boca busca mi boca
Si me abrazas moriré,
si me hablas cantaré
Lo veo todo en rosa
Tus susurros son la miel
tus penas mi pesar, pero al final es todo rosa
Es mi joya el corazón tú eres el ladrón, rondas mi balcón. No salgas de mi corazón jamás. Júramelo, júralo por tu amor. Desde que se declaró mi alma se quebró. Vivo de ti . Il est entré dans mon coeur
une part de bonheur, dont Je connais la cause. C’est lui pour moi, moi pour lui dans la vie. Il me l´a dit, l´a juré pour la vie
elle apercoit alors je sens en moi mon coeur qui bat . C’est lui pour moi, moi pour lui dans la vie. Il me la dit, l´a juré pour la vie
alors je sens en moi mon coeur qui bat

miércoles, 30 de diciembre de 2009

El langostino del Ebro. Micronar(ración) de menudo susto. Italiano (3).

Incubo

Il gamberone Leone lo fissava coi suoi occhi spalancati. Gamberone e uomo erano così vicini che l’animale non riusciva a distinguere bene i lineamenti del suo boia, comunque avrebbe potuto giurare che era lui, senza dubbio era il signor Burlesconi. Non ci poteva credere, era diventato la preda d’un malfattore!

Ma come mai era finito lì? Ricordò di essere stato portato, insieme ad altri pesciolini, dalla miglior pescheria romana; di aver aspettato per qualche giorno ad esser acquistato da qualche distinta casalinga. Invece non riusciva a capire com’era arrivato a Palazzo Grazioli.

Il gamberone lottava per scappare dalle mani di Burlesconi, che lo guardava col suo maligno sorriso, evidenziando i suoi bianchi e perfetti denti.

Intorno al tavolo c’era un mucchio di veline; ognuna con uno dei suoi fratelli in mano. Tutti quanti i gamberoni strillavano e si contorcevano, cercando di fuggere dalla loro brutta fine. Ad un tratto, Leone sentì un ‘crack’ e pensò che la morte fosse più vicina che mai, ma allungando le zampe, aprì gli occhi e si rese conto che il rumore non era stato altro che il cascare della sua sveglia.

Pesadilla

El langostino León lo miraba con los ojos abiertos de par en par. El langostino y el hombre estaban tan cerca que el animal no era capaz de distinguir las facciones de su verdugo, pero habría jurado que era él, no cabía duda de que se trataba del señor Burlescón. Increíble, se había convertido en la presa de un bribón.

¿Pero cómo es que había acabado allí? Recordó que le habían llevado allí con otros pececillos desde la mejor pescadería de Roma; también, que había estado esperando que alguna distinguida ama de casa lo comprara. Lo que no conseguía entender es cómo había llegado a Palacio Grazioli.

El langostino luchaba para escapar de entre las manos de Berluscón, quien le miraba sonriendo maliciosamente, lo cual subrayaba su perfecta dentadura blanca.

Alrededor de la mesa había un montón de azafatas, cada un de ellas con uno de sus hermanos en la mano. Todos los langostinos chillaban y se retorcían, intentando escapar a su desgraciado destino. De repente, León oyó un crack y pensó que la muerte nunca antes había estado tan cerca de él, abrió los ojos y comprendió que el ruido solo había sido fruto del golpe de su despertador contra el suelo.

Mónica Pascual

El langostino del Ebro. Micronar(ración) de volando voy, volando vengo, con el langostino yo me entretengo. Inglés (9)

I am legend

The prawn thought: As far as I know I’m the last one in this world. The memory of a prawn is pretty weak, and it has never made an entry on a diary; yet it was able to remember the dark and deep sea yet. Until the day a big net raised it towards a bright and strange world. The world where it died.

But, what is this world? Its mates and it were lying over unknown vegetables, where it had come across crabs and seafood; while huge birds took them and carried them cavers in monstrous mountains. Now it was the last spawn, the birds, they were not gulls!, had stopped their attacks; and the mountains had shouted Long live the young couple! And they had disappeared. But now it was alone, without other prawns and without its ocean.

Traducción

El langostino pensó: Por lo que sé soy el último en el mundo. La memoria de un langostino es bastante débil y nunca realiza anotaciones en un diario, pero aún podía recordar el oscuro y profundo mar. Hasta el día en que una gran red lo llevó hacia un mundo brillante y extraño. El mundo donde murió.

Pero, ¿cuál es este mundo? Sus colegas y él yacían sobre desconocidas plantas, donde se había encontrado a cangrejos y otros mariscos, mientras enormes pájaros los cogían y los transportaban a cavernas en monstruosas montañas. Ahora él era el último langostino, los pájaros, ¡no eran gaviotas!, habían cesado sus ataques; y las montañas habían gritado: Vivan los novios para luego desaparecer. Pero ahora estaba solo, sin otros langostinos y sin el océano.

ALQUÉZAR CARBÓ, Fernando

El langostino del Ebro. Micronar(ración) del último langostino. Inglés (8)

Fountain Of Eternal Youth

The prawn is rare and the crab smells too spicy, Catherine thought. But she ate them. She was saying good bye to them: the gorgeous dishes, the sweet wine,… She was going to travel across jungles without jam and deserts without desserts. She was an amazonian, an adventurer as brave as Livingstone or Ponce de León. And she was going to find the Fountain of Eternal Youth, her dream. So she could be young, thin and beautiful for ever. It did not matter if she was forty years old, she had to discover the legendary spa. She was sure, it was worth it.

As soon as she finished her meal, she looked at the building opposite the restaurant and sighed. Afterwards, while she was thinking about going to a vegetarian restaurant, she crossed the street and went into the leisure club, her Fountain of Eternal Youth.

Traducción

El langostino está crudo y el cangrejo sabe demasiado picante -pensó Catherine. Pero se los comió. Estaba diciéndoles adiós a los maravillosos platos, al vino dulce… Ella iba a viajar a través de junglas sin mermelada y desiertos sin postre. Ella era una amazona, una aventurera tan valerosa como Livingstone o Ponce de León. E iba en busca de la Fuente de la Eterna Juventud, su sueño. Así, ella podría ser para siempre joven, delgada y bella. No importaba si ya contaba con cuarenta años, debía descubrir el legendario manantial. Estaba segura de que valdría la pena.

Tan pronto como terminó su comida, miró al edificio frente al restaurante y suspiró. Después, mientras pensaba en un restaurante vegetariano, cruzó la calle y entró en el gimnasio, su fuente de la Eterna Juventud.

ALQUÉZAR CARBÓ, Fernando

miércoles, 23 de diciembre de 2009

El Rincón de las fotos (12). Proyecto de boutade

Boutade: 1. Trait de esprit  2. Caprice (Petit Robert)

Boutade: Afirmación u observación chocante, mas o menos paradadógica o ingeniosa (Diccionario del español actual, Seco, Andrés, Ramos)

Boutade:  Uscita spiritosa, battuta pungente (Dizionario Italiano sabatini Coletti)

Boutade: An outbreak; a caprice; a whim (http://dictionary.reference.com/browse/boutade)carne

En esta exposición hay demasiada carne

Rincón del reportaje (-3). Blogosis navideña, inapetencia, repetición. Republico este reportaje aparecido en el blog del Dep. de español en mayo pasado.

Hay un tipo de periodismo de investigación que nos repugna…s'ils pouvaient au servage incliner leur fierté
(Ch. Baudelaire, Les chats)
Bibelots, soprammobili, souvenirs, pijaditas.
Somos colaboradores desinteresados de la Secretaria General para la Museización de los Pequeños Objetos, dependiente del Alto Comisariado para la Preservación de la Memoria Menuda, el ACPMM, aunque nosotros lo llamamos sólo ACP. El organismo, del que seguramente no habrán oído hablar, se creó como respuesta ante la necesidad acuciante de preservar el recuerdo de aquellos objetos cuyo valor no supera la cantidad máxima de dinero que suele llevarse en los monederos de mano. Los hay de muchas formas y materiales, acastañados, redondos, de plástico, piel, con cremallera, velcro, o de los que se abren como heridas por simple presión sobre los lados. A los colaboradores de la Secretaría, la SGMPO, nos gusta llamarlos perreros, receptáculos para la calderilla, las perras. Esos vertederos de las vueltas del pan o el bus no suelen contener más de 6 o 7 euros, unas mil de las antiguas calillas. Sin embargo, una vez sacados del bolsillo nos permiten acceder a un universo ingente de pijaditas que acaban por invadir nuestros hogares, acumulando polvo sobre la tele, en una repisa, hasta olvidadas bajo un mueble. Casi ninguno sobrevive a los desastres naturales
-¿cuántos regalos del Mc Donald´s, cuántas bolas rosebud con nieve dentro, habrán desaparecido en los recientes terremotos de L´Aquila?- ni a las catástrofes provocadas, una mudanza, un divorcio. Los objetos inertes llevan en sus bocas demasiado “…sabor a mí” como para ponerlos en la nueva casa, en otra repisa, en el cuarto vacío que ocupó el finado, incapaces de emprender una nueva existencia.
Además, somos estudiantes de periodismo en prácticas, con afán de ir haciéndonos hueco en la profesión. Hemos visto el blog del Dep. de Español de la E.O.I., 1, de Zaragoza y hemos pensado que era una buena ocasión para publicar algo y también para ganar puntos ante la SGMPO. Hay un tipo de periodismo de investigación que nos repugna. Por ejemplo, el reciente reportaje en el que una jovencita tipo Miley Cirus (Hannah Montana) provoca en un parque a un viejo salido y después se descubre que era una menor pagada por una cadena televisiva; o el del grupo de entrevistadores que se ensaña con la mujer del drogadicto que dejó en coma al profesor Neira. Nuestro periodismo de investigación no pretende ir al grano ni al tema de actualidad candente ni rebuscar en la entrepierna de nadie. Nuestro periodismo trata de fotografiar lo pequeño y barato, que tarde o temprano, si no fuera por nosotros, acabaría en la basura sin dejar rastro: modestos souvenirs, figuritas de animales de compañía, cacharros del todo a 100, medicinas caducadas, frascos dejados a medias, chicles pegados debajo de la mesa, números de teléfono escritos en cualquier sitio. Si tuviéramos que poner una columna sonora que ilustrara la filosofía de nuestras búsquedas podrían ser los versos de Gozzano que describen ambientes -“la cartolina della Bella Otero alle specchiere”- o esa canción que se titula Broken bycicles, de Tom Waits: “alguien debería tener un orfanato para todas esas cosas que ya nadie quiere”. Ese es nuestro cometido, acoger, amparar, dar refugio visual, engrosar el archivo de la SGMPO, amén de encontrar trabajo en el sector en un futuro no muy lejano.
Antes de presentar la crónica de nuestro último reportaje dedicado a las imágenes y objetos gatunos presentes en un hogar de clase media en la ciudad de Zaragoza (Aragón), queremos agradecer la ayuda prestada a nuestros patrocinadores. Sin ellos, nada sería posible:
Atrocidades Moncayo, Bodegas Migraña, Recuerdos La Pelagrica, Chuches El Rinconcete del Colesterol, la Promotora de Actividades infantiles Chachirulo, Toldos No me molestes Ciercito y, por último, a los componentes del trío Carretilla, organista, trompetista y cabra.
Ficha técnica de nuestro reportaje de investigación:
Miembros del núcleo familiar:

Familia de clase media no afectada por la crisis.
Miembros:
- Matrimonio de funcionarios con 25 años de ejercicio en ambos frentes. Profesores de idiomas los dos. Mantienen relaciones sexuales esporádicas. El miembro varón de la pareja resultó ser madrileño de nacimiento y por lo tanto gato de pleno derecho.
- Hija de 18 años. Dejando atrás los peores síntomas del comportamiento adolescente. Sale de noche y duerme de día.
- Perro de siete años. Cruce de setter irlandés y épagneul bretón. Excelente persona.
- Se encontraron indicios de antiguos habitantes: hamsters, tortugas, periquitos y amigos muertos.
Residencia:
- Piso situado en la urbanización llamada “Kassan”, en la margen izquierda del Ebro (¡aunque la posición evoque el Trastevere o la Rive gauche las respectivas configuraciones urbanas no guardan relación alguna!). Buena vivienda, grande, luminosa, un chollo al precio que la pagaron, según algunos vecinos.
Motivo del reportaje:
- Durante una de nuestras campañas publicitarias la pareja se mostró dispuesta a colaborar ausentándose del domicilio el día de autos. A cambio pidieron poder disponer de todo el material audiovisual que se produzca.
Objetivo del reportaje:
- Crear un archivo visual comentado de las imágenes modestas y los objetos baratos dedicados preferentemente a la imaginería gatuna, aunque no se excluyen del reportaje otros materiales de interés para el proyecto general de creación de un museo universal de lo menudo.
Advertencia:
- Si se pretende un rápido visionado del reportaje se aconseja prescindir de los comentarios, a menudo demasiado prolijos o desatinados.
- Conviene señalar que la pareja propietaria de la casa ha expresado su deseo de permanecer en el anonimato.
Zaragoza. Abril 2009. Empezamos con buena estrella. Al salir de la plaza de Santa Cruz vimos la Imagen N. 1. La fotografiamos, la examinamos, reconstruimos los hechos, analizamos los filamentos y miasmas recogidos in situ y la mancha impresa sobre la pared resultó ser la sombra de un gato, como nos había parecido a simple vista

Imagen N. 1: El gato pasmado


Imagen N. 2 Humanoide de Iglesia, semejante al que debió ver el gato





Dice Baudelaire en Les chats que leurs reins féconds sont pleins d'étincelles magiques. Pues bien, estando el dueño de esta sombra adormilado un día al sol entre Casa Juanico y Portolés se llevó tal susto al ver salir de la iglesia colindante a un humanoide (Imagen N. 2) con una manchita blanca en el cuello que de lo rápido que saltó se quedó sin sombra. El extravío de la sombra es un fenómeno científico bien estudiado en el mundo animal. Y no sólo, porque hemos buscado documentación en internet y parece que los perfiles negros que tanto gustaban a los románticos alemanes no son recortes en papel, sino su sombra solidificada.



Imagen N. 3. La sombra negra de Hölderlin es alargada


En el caso de Hölderlin (Imagen N. 3), la comunidad poética carece de dudas al respecto, porque, además, la pérdida de su sombra se interpreta como un primer paso hacia su completa pérdida de la razón.
No se pierdan, además, los misteriosos grafitos que hay en el muro de enfrente, entre las citadas casas Juanico y Portolés, una de las cuales presenta a un hombre gato. (Imágenes N. 4 y 5)

Imagen N. 4 Hombre gato, visible sólo cuando quiere.


Imagen N. 5 La influencia del taller de Zush parece clara.










Por fin estamos en los bajos de Kassan, unos bloques de edificios que vistos con google earth hacen pensar en una inmensa colonia espacial. De cerca, resultan más bien feos, por grises y envejecidos. Sabíamos que la casa a la que íbamos tenía portero. Los dueños de la casa nos habían dejado las llaves del piso, pero no las del portal. “Hacia las ocho de la mañana, baja el portero, abre el portal y se va a limpiar la escalera dejando colgado un aviso en el que pone Empujar. “Eso es lo único que hay que hacer”, nos habían dicho. En efecto, el tipo, bastante mayor, apareció puntual, pero, en lugar de abrir y poner el cartelito, se marchó, quizá a un bar cercano. No supimos reaccionar, echar a correr para que nos dejara entrar. Estábamos haciendo bromas y cuando nos quisimos dar cuenta ya no se le veía por ningún sitio. Preferimos esperar un poco antes que llamar a otro piso para que nos abrieran. Sólo somos discretos aprendices de periodista intentando hacerse hueco, pero no a timbrazos a las ocho de la mañana. Al cabo de unos veinte minutos, reapareció el señor. Antes de entrar en la casa se acercó al árbol en cuyo alcorque había plantado un rosal blanco, lo miró de frente, apoyó una mano en el tronco y eructó. Le oímos decir: “Ahí queda eso”, como quien se jalea después de una muestra de vitalidad. No nos había visto o no habíamos llamado su atención. Mejor, a veces los porteros se ponen pesados, por más que les expliques que los dueños de la casa están advertidos.
El sigilo añade emoción a nuestro trabajo, entrar en una casa sin que nadie te vea, observar un hogar desahitado pero lleno de objetos te hace sentir algo especial. En el recibidor nos habían dejado un regalo de bienvenida (Imagen N. 6), aunque nos hubiera gustado más descubrir el disco a nosotros, rebuscando por la casa, investigando por los rincones.



Imagen N. 6 The teaser and the firecat. Al autor le ayudó
llamarse cat cuando cambió de religión. Llamándose dog hubiera sido peor acogido.






Manos a la obra, empezamos por el cuarto de la hija adolescente, al fondo del pasillo. Pero, qué sorpresa, al abrir la puerta descubrimos que la joven está acostada en su cama. Íbamos a retirarnos cuando nos dice: ¡daos prisa y no encendáis la luz, podéis hacer las fotos que queráis, yo estoy durmiendo! Dicho y hecho, porque además fue en este cuarto donde más imaginería gatuna encontramos.
En la mesita de noche hallamos este ejemplar de gato útil (Imagen N. 7). Su cola está destinada a ser depósito de anillos. Su precio no excede los 3 euros. Reúne todas las características de lo que se suele llamar un lindo gatito: expresión de bondadosa sorpresa, cascabel al cuello, delicadas manchitas en orejas, cola y hocico. Tras él aparece un curioso personaje que intenta llamar la atención desde el más allá. El gato parece remiso ante la requisitoria. Misterio, muerte y renacimiento (junto al esqueleto se puede observar un frasco de Flores de Bach rescue) están presentes en la escena. La profusión de detalles nos hizo pensar que la adolescente había preparado la escena.

Imagen N. 7













Hay gatos para todos los gustos y preferencias. Elegantes, ágiles, altivos, tiernos, ensimismados, autosuficientes, relimpios, salaces, amistosos, de alta cuna, de baja gama… Este que presentamos a continuación pertenece al grupo de los piratas, gatos de arrabal, buscapleitos vocacional, duro con casi todos, amoroso a su pesar.
Imagen N. 8








Las últimas dos piezas que pudimos fotografiar mientras la joven fingía dormir representan tendencias contrarias en la imaginería gatuna. Por un lado el objeto de diseño, fruto de un concienzudo trabajo destinado a engatusar al consumidor (Imagen N.9); por otro, el gatito que podría haber sido perrito o lorito, porque para sujetar el pelo valen hasta las lagartijas (Imagen N. 10).

Imagen N. 9 Imagen N. 10

¡Hasta otra!, dijo la dormida cuando intentábamos cerrar la puerta de su habitación sin hacer ruido. ¡Espero que hayáis dejado las cosas en desorden!, añadió a continuación.
En el salón no había gatos, pero puestos a rebuscar, que es uno de los placeres que nos procuran estos reportajes, encontramos la foto de este gran felino. No tiene nada que ver con nuestro proyecto de inventario de pequeños objetos, pero somos jóvenes e inexpertos periodistas a los que impresionan estas cosas (Imagen N.11). Además, la foto digital es casi gratis y totalmente banal a menudo.


Imagen N. 11. León Jumanji en un palacio Romano








Nuestros últimos dos gatos estaban en un cuarto de estudio. El gato rojo (Imagen N. 12) es un animal sensitivo. Ante cualquier recién llegado vibra y emite ruidos chinescos, pero permanece con el rostro impasible. Los otros tres pertenecen a una de esas imágenes nostálgicas del protodiseño liberty que tan de moda se han puesto. Su virtud es el precio irrisorio (Imagen N. 13).

Imagen N. 13 Imagen N. 12


Cuando ya estábamos a punto de irnos, nuestra fe gatuna sufrió un duro golpe que ha puesto a prueba nuestras creencias. Queremos seguir intentando hacernos hueco en la profesión, pero con reportajes sobre los cánidos, sobre cuya inferioridad en relación a los felinos no estamos tan convencidos. Juzguen Vds.

Imagen N. 14. Juzguen Vds.

martes, 22 de diciembre de 2009

Rincón del baile (11). Vas carnalis, turris de ébano

Es un espectáculo que me produce vergüenza ajena. Una mujer negra baila acrobáticamente para los clientes de un pub con show nocturno (tabarin, es el término de origen francés, que usan en el original italiano). Su asistente, también negro y de cuerpo escultural va recogiendo las prendas de las que se desprende ella lentamente.  Los contempla una pareja en crisis, él , ensimismado con la bailarina, hasta donde puede ensimismarse quien se tiene a sí mismo por óptimo objeto de estudio, y ella, a punto de formular lo que ya siente, que ha dejado de quererle. El baile tiene algo de impúdico en sí mismo, con esas contorsiones que prometen delicias, esa confusión entre la pelvis y el omnipresente vaso, receptáculo femenino. Pero es que, además, la elegante y sofisticada impudicia queda reforzada por el atuendo formal de los espectadores, sentados cómodamente a una mesa mientras toman un drink,  y sobre todo porque una pareja mira mientras la otra, a la que tiendo espontáneamente a atribuir un lazo amoroso, trabaja. Los blancos miran y los negros les entretienen, aunque da la impresión de que se divierten más los primeros que los segundos.

En el fondo la cosa no tiene nada de particular, bailes muchos más brutales y salaces se ofrecen por doquier en la ciudades. Por lo demás, se pueden esgrimir todo tipo de razonamientos, desde que lo hacen por dinero hasta que se trata simplemente de una actuación. Debe ser mi modosidad el origen de la desazón, aunque quizá el punto de inquietud lo produzca el uso de la cámara, que tan hábilmente crea el crescendo de erotismo a través del baile, pero en paralelo subraya el diminuendo de tensión amorosa en la pareja de espectadores. El receptáculo femenino para el prota ha dejado de ser su mujer y él ya no la mira, o mejor, no la ve, como pone en evidencia la escena del baño, en otro momento de la película.

Antonioni, como los grandes directores no hace nada sin intención, lo haga  bien o fracase. Este baile no es un mero paréntesis en el desarrollo de la historia, es un resumen de la película, un trasunto de la relación que tienen los protagonistas entre sí. La notte, por otro lado, no es solo una radiografía del desamor, lo es también del amor, que siempre convive con el desamor. Hasta el dry martini lleva unas gotas o por lo menos un rayo de luz de martini. Hay quien sin ser una persona basta no soporta a Antonioni. Yo al ver de nuevo esta película he vuelto a reconocer en él a un artista fino e inteligente, quizá un poco por debajo de sus enormes pretensiones, pero solo un poco.

El langostino del Ebro. Micronar(ración) del langostino David contra el siluro Goliat en agua helá. Italiano (2).

Il gamberone invecchiato raccontava ai suoi nipoti la storia della sua vita, il suo film.

Abitavo nel mare e lavoravo in un´agenzia turistica. Mestiere che io non avrei mai scelto però un negozio familiare deve andare avanti, anzi migliorare, diceva mio padre. Un giorno è entrata nell´agenzia una Margauria. Aveva fatto un lungo viaggio sino a trovarsi davanti a me per chiedere il mio aiuto. Ce ne andammo insieme, arrivammo al delta e poi risalimmo il fiume fino alla la capitale. Appena arrivati, ce lo incontrammo e con la sua solita spacconeria disse: “Non ti avevo mai visto da questi parti. Sei un immigrato,vero?”. “Si potrebbe dire di sì ma anche tu sei un immigrato. Tu sei tedesco?” -risposi io. “Richtig, voglio dire, certo. Ma abito qui da anni, sono arrivato prima di te e il fiume è mio. Non osare nemmeno guardarmi in faccia. Vai via, non ripeto”. Mi si avvicinò con l`idea di colpirmi ma scopriì la mia tuta arancione, attillata corazza, e gridai: “No. Il fiume non è tuo e gli abitanti sono stufi di te e le tue minacce. Sei tu che devi andare via , capisci. Io sono il capitano Bone e se non vuoi sentire la scarica elettrica dei miei potentissimi baffi, vattene via. Così il siluro gigante fu vinto. Sei un eroe,  gridavano i gamberoni mentre nonna Marga li osservava di nascosto.

Traducción:

El langostino ya anciano contaba a sus nietos la historia de su vida, su película.

Yo vivía en el mar y trabajaba en una agencia de turismo. Trabajo que yo nunca habría elegido pero un negocio familiar debe funcionar, es más, mejorar, decía mi padre.

Un día entró en la agencia una Margauria. Ella había hecho un largo viaje hasta presentarse ante mí para pedirme ayuda.

Nos fuimos juntos, llegamos al delta y remontamos el río hasta la capital. Apenas llegamos, nos lo encontramos y con su habitual fanfarronería dijo: No te había visto nunca por estos parajes. “¿Eres inmigrante, verdad?” -dijo

“Se podría decir que sí, pero también tú eres inmigrante. Tú eres alemán? -dije yo.

“Richtig, quiero decir, cierto. Pero vivo aquí desde hace años, he llegado antes que tú y por eso el río es mío. No te atrevas ni a mirarme a la cara. Fuera, lárgate, no repito”.

Se me acercó con intención de golpearme, pero descubrí mi traje naranja, mi ajustada coraza y grité: “No. El río no es tuyo y sus habitantes están hartos de ti y tus amenazas.

Tú eres el que debes marcharte, entiendes. Yo soy el capitán Bone y si no quieres sentir

la potentísima descarga eléctrica de mis bigotes, vete de aquí”. Así fue como el siluro gigante fue vencido.

Bravo, eres un héroe, gritaban los pequeños langostinos mientras la abuela Marga los observaba escondida.

Mª Aránzazu Sánchez Nebra

domingo, 20 de diciembre de 2009

Rincón de las versiones (20). I read much of the night and go south in the winter (Elliot)

Poco tiene que ver este tango con la elegante displicencia de Elliot, al parecer marido desgraciado e incomparable poeta del amor moderno: In a minute there is time/ for decisions and revisions which a minute will reverse. La desgracia matrimonial es frecuente, las grandes dotes poéticas ni lo más mínimo. O quizá sí que tiene que ver este tango con el Sur sentido como refugio, vuelta a la patria perdida, al bienestar imposible.

La música original es de Piazzolla, con la voz de Goyeneche, y pertenece a una película titulada Sur. Escuché durante unos meses a este increíble compositor, pero al final pudo conmigo. Nunca me había hecho sentir tan triste una música, tan desolado, rebotando de un lado a otro de un laberinto lleno de aristas. Quizá por el bandoneón, pariente del acordeón, del que Bierce dice que es “Un instrumento en armonía con los sentimientos de un asesino”. Pero este tango no es tan intenso, tiene hasta letra, algo a lo que agarrarse, frente al abismo sin asideros de otras composiciones suyas. Sobre el texto se puede decir algo parecido a lo que dijo Gamoneda sobre Benedetti y su endeble lenguaje poético, aunque hasta en esos ámbitos populares hay quien es capaz de hacer grandes cosas si tiene amor al texto y capacidad para recrear la tradición.

Vuelvo al Sur,
como se vuelve siempre al amor,
vuelvo a vos,
con mi deseo, con mi temor.
Llevo el Sur,
como un destino del corazón,
soy del Sur,
como los aires del bandoneón.
Sueño el Sur, /inmensa luna, cielo al revés,
busco el Sur,/el tiempo abierto, y su después.
Quiero al Sur,/su buena gente, su dignidad,
siento el Sur,/como tu cuerpo en la intimidad.
Te quiero Sur,/Sur, te quiero.
Vuelvo al Sur,/como se vuelve siempre al amor,
vuelvo a vos,/con mi deseo, con mi temor.
Quiero al Sur,/su buena gente, su dignidad,
siento el Sur,/como tu cuerpo en la intimidad.
Vuelvo al Sur,/llevo el Sur,/te quiero Sur,
te quiero Sur...

C. Veloso, al borde de la cursileria, deconstruye el tango:

En italiano. Pietra Montecorvino:

El langostino del Ebro. Micronar(ración) de langostinos, pero que sean del Ebro, aunque cuesten el doble. Alemán (1)

Die Garnele hat ein Rätsel. Lies es!

Von allen Meeresfrüchten, die leckerste Speise, sie hat viele Beine und ein oranges Kostüm um im breiten See spazieren zu gehen.

Von allen Meeresfrüchten, die leckerste Speise, im nächst gelegenen Supermarkt und im schönen Restaurant, mit seinen schwarzen Augen und seinem langen Schnurrbart,

Kann sie dich begrüben.

Von allen Meeresfrüchten, die leckerste Speise, wegen dem Klimawechsel floh sie

und musste von tiefer See aus bis zum Ebrofluss schwimmen.

Und da wohnt sie glücklich für immer und ewig.

TRADUCCIÓN

El langostino tiene una adivinanza. ¡Léela!

De entre los mariscos, el más sabroso manjar, tiene muchas patas y un traje naranja para ir a pasear por el ancho mar.

De entre los mariscos, el más sabroso manjar, en el supermercado más cercano y en el restaurante genial, con sus ojitos negros y sus largos bigotes te puede saludar.

De entre los mariscos, el más sabroso manjar, a causa del cambio climático huyó y desde el profundo mar hasta el río Ebro tuvo que nadar.

Y allí vive feliz ya para siempre jamás.

Mª Aránzazu Sánchez Nebra

Rincón de los reportajes (2).Manifestaciones tempranas.

Hay artes en las que las manifestaciones tempranas que han llegado hasta nosotros son de una madurez y belleza apabullante:

Canción de mujer (Siglos XI-XIII):

Quien amores ha ¿cómo dormirá?

¡Ay, bella flor! (Airas Nuñez. Trad. F. Rico)

Ay ondas, que eu vin veer, si me saberedes dizer porque tarda meu amigo sen min? Ay ondas, que eu vin mirar, se me saberedes contar porque tarda meu amigo sen min? (Martin Codax)

Jolie je ne suis pas mais je suis blondette et d´amin soulette Guapa no lo soy, pero soy rubita y estoy tan solita (Trad. F. Rico)

William Henry Fox Talbot: Escaneado de Ricardo Duerto a partir de un catálogo del Ministerio de Educación Cultura y Deporte, Huellas de luz, Madrid, 2001.

mano2

Méliès:

Lascaux:

Cave of Lascaux

Arte de las Cícladas:

Obras ekilibradas (concepto - belleza)

Creo que hace muchos años leí un ensayo de un filósofo francés sobre este tema. No recuerdo bien de quién era, quizá M. Blanchot, solo recuerdo la idea central y quizá hasta en eso esté equivocado.

El langostino del Ebro. Micronar(ración) de resignación. Ruso (1).

Креветка, согласна со своей судьбой, гуляла на белом, толстом песоке аквариума, маленькие и цветные рыбы плавали около неё. Иногда, кто-то воплыл в воду, любозательно смотрел на неё, потом не обращал на неё внимания. Неподвижная стояла ракушка в углу, издовала тайнсвенный звук, каторый кревтка не забыла потому что она ранъше никогда не слушала его. Вдруг рыба плекалась, новый съёмшик появился перед ней, креветка испугаласъ и защитила от его взгляда между пластиковыми волорослями. После этого, она беспокойно спала, днём и ночью бродила по глубине аквариума. Пока рыба быстро росла и демонстрировала свою силу открывая свой большой рот.

Креветка скрыласъ в ракушке, она долго сидела там.

Наконец она решила болъше не игратъ в прятки. Она бегала, скакала, забывший страх врага. Резкое движение воды заставило проснутъся, она повернулась, рыба быстро бросаласъ на неё.

Креветка, закрытыми глазами, почуствовала болъше спокойствие, кошмар скоро закончится.

TRADUCCION

La gamba, conformada con su destino, paseaba sobre la blanca arena gruesa del fondo del acuario. Pequeños peces de colores nadaban cerca de ella, a veces llegaba algún intruso que la miraba con curiosidad y después la ignoraba. Una concha marina permanecía inmóvil en un rincón, emitía un misterioso y envolvente sonido que no le traía recuerdos porque nunca antes lo había escuchado.

De repente un chapoteo y un nuevo inquilino apareció ante sus ojos, se sintió asustada por su presencia y se resguardó de su mirada entre unas algas de plástico. Ya no volvió a dormir tranquila, día y no noche vagaba por las profundidades del acuario mientras su enemigo aumentaba rápidamente de tamaño y manifestaba su poder abriendo su enorme boca cada vez que la veía.

Se cobijó dentro de la caracola y permaneció largo tiempo allí escondida.

Un día decidió salir, corrió y saltó sobre la arena, había olvidado la presencia de su enemigo. Un brusco movimiento del agua la devolvió a la realidad, se giró. El pez, que acechaba, se abalanzó sobre ella. Sintió una reconfortante paz, la pesadilla estaba a punto de terminar.

MARIA ALLOZA

viernes, 18 de diciembre de 2009

Rincón del baile (10). El baile del niño que vive dentro de la madera.

Totò a colori (1952) es la primera película italiana en color. Por lo que se refiere al argumento, es de escasa solidez, como ocurre en bastantes de las películas del cómico italiano, que a menudo son poco más que una excusa para que exhiba sus habilidades, no pocas, por cierto. Es muy frecuente que algo semejante ocurra con los cómicos, lo cual, superada la novedad, hace que al cabo de un ratillo, salvo contadísimas excepciones, acaben por cansarnos. Martes y trece, por poner un ejemplo, eran muy divertidos, pero superada la media hora y año tras año en Nochevieja se hacían patéticos y hasta ellos, que empezaban a auto parodiarse, debieron de caer en la cuenta. Solo los genios se pueden permitir sobrepasar la media hora de sobreactuación. Y ello en base a dos líneas de fuga. La primera consiste en construir una historia sólida, como ocurre con el Chaplin que ya no se ocupa de hacer solo sketches; la segunda, en la diversificación de los números: mimo, baile, canción, calambours, equívocos, una sucesión trepidante de sorpresas que solo acaba con The end. Es el caso, por ejemplo, de algunas pelis de los hermanos Marx. Totó, por su parte, dio lo mejor de sí mismo como actor y hasta como cómico, me atrevería a decir, cuando algún director le ató algo más corto, sin permitir que se enseñoreara de la escena por completo a través de sus innumerables recursos. Es el caso de Pasolini en Uccellacci e uccellini, o en el episodio La terra vista dalla luna (Le streghe). También se comportó como es debido y, al tiempo, con enorme gracia, en Guardie e ladri, de Steno y Monicelli, o como personaje secundario en I soliti ignoti, también con Monicelli. Totò a colori, de la que están sacadas las dos escenas de esta entrada, es una antología de números estelares. Por eso, casi quizá es mejor ver la película fragmentada, porque el argumento más parece una excusa para enhebrar los gags que otra cosa. En la primera de las dos escenas que recojo, Totò hace de Pinocho en una especie de danza en la imita a esta marioneta humana, o mejor sería decir que da vida a esta inolvidable criatura literaria.

En su ensayo sobre la novela del S.XIX, El mal absoluto, Galaxia Gutemberg, 2006, Piero Citati dedica a Pinocho una esplendidas páginas (384-397). Entresaco las siguientes líneas:

citati1citati2citati3

En el siguiente enlace está la escena completa sin el bis, aunque las imágenes son de peor calidad: http://www.youtube.com/watch?v=wF7ozFWF6kM&feature=related

Antes, en su viaje en pos del editor Tiscardi pasa por Capri, donde entra en contacto con la jet set, con veleidades artístico filosóficas, del momento. Casi me quedo con la jet marbellí de Gil y Gil. Allí monta este número (musical).

jueves, 17 de diciembre de 2009

Rincón de las versiones (19) Cornudo, vale, pero apaleao, no.

E. Clapton consiguió este éxito cult con una canción de B. Marley que tiene todo el sabor de las historias de antihéroes. Personajes con un código de honor distinto, pero que cumplen a rajatabla. Hostigados por los representantes de la ley, ese cumplimiento está ligado a la defensa de sus derechos mínimos, de su espacio vital y a menudo pone en evidencia la falsedad de los códigos de honor dominantes. Nunca se sabe del todo, pero no parece que el prota de la canción sea precisamente lo que se llama un hombre de honor, un mafioso, que esos también tienen un código estricto, solo beneficia únicamente a sus acólitos y es cruel con los demás. La historia  me hace pensar en tantas películas: Huston, en especial, pero quizá también Tarantino, los Coen, cuando se trata de malos torpes; en las baladas, por ejemplo de Dylan, sobre falsas acusaciones, y en tanta novela sobre los Estados Unidos profundos, si es que los hay  superficiales. En otro sentido, un poco traído por los pelos, me viene a la cabeza una muy buena parte de la obra del gran Coetzee, cuyos personajes son individuos  que no renuncian a su peculiaridad, sean los que sean los avatares que obstaculicen su vida, sheriff o representante del estado incluido. A partir de cierta edad, cuando las novedades  se van terminando, no sirve de mucho viajar,  sino es alrededor de la fidelidad a uno mismo.

I shot the sheriff
But I didn't shoot no deputy, oh no! Oh!
I shot the sheriff
But I didn't shoot no deputy, ooh, ooh, oo-ooh.)
Yeah! All around in my home town,
They're tryin' to track me down;
They say they want to bring me in guilty  /For the killing of a deputy, /For the life of a deputy. /But I say: /Oh, now, now. Oh!
(I shot the sheriff.) - the sheriff. /(But I swear it was in selfdefence.) /Oh, no! (Ooh, ooh, oo-oh) Yeah! /I say: I shot the sheriff - Oh, Lord! - /(And they say it is a capital offence.) /Yeah! (Ooh, ooh, oo-oh) Yeah! /Sheriff John Brown always hated me,
For what, I don't know: /Every time I plant a seed, /He said kill it before it grow - /He said kill them before they grow. /And so:
Read it in the news: /(I shot the sheriff.) Oh, Lord! /(But I swear it was in self-defence.) /Where was the deputy? (Oo-oo-oh) /I say: I shot the sheriff, /But I swear it was in selfdefence. (Oo-oh) Yeah!
Freedom came my way one day /And I started out of town, yeah!
All of a sudden I saw sheriff John Brown /Aiming to shoot me down,
So I shot - I shot - I shot him down and I say: /If I am guilty I will pay. /(I shot the sheriff,) /But I say (But I didn't shoot no deputy),
I didn't shoot no deputy (oh, no-oh), oh no! /(I shot the sheriff.) I did! /But I didn't shoot no deputy. Oh! (Oo-oo-ooh)
Reflexes had got the better of me /And what is to be must be:
Every day the bucket a-go a well, /One day the bottom a-go drop out, /One day the bottom a-go drop out. /I say: /I - I - I - I shot the sheriff. /Lord, I didn't shot the deputy. Yeah! /I - I (shot the sheriff) - /But I didn't shoot no deputy, yeah! No, yeah!

YO LE DISPARÉ AL ALGUACIL,
PERO NO MATÉ AL DIPUTADO.
YO LE DISPARÉ AL ALGUACIL,
PERO NO MATÉ AL DIPUTADO.
EN TODO MI PUEBLO NATAL...
ESTÁN TRATANDO DE ENCONTRARME./DICEN QUE QUIEREN CULPARME DEL ASESINATO DE UN DIPUTADO, DE LA VIDA DE UN DIPUTADO./PERO YO LES DIGO QUE SI SOY CULPABLE, PAGARÉ.
YO LE DISPARÉ AL ALGUACIL, PERO FUE EN DEFENSA PROPIA.
YO LE DISPARÉ AL ALGUACIL, Y ELLOS DICEN QUE MEREZCO LA PENA DE MUERTE./ EL SHERIFF JOHN BROWN SIEMPRE ME ODIÓ. ¿POR QUÉ? NO LO SÉ./ CADA VEZ QUE PLANTO
UNA SEMILLA, ME DICE QUE LA MATE ANTES DE QUE CREZCA.
ME DICE QUE LAS MATE ANTES DE QUE CREZCAN. ESTÁ EN LAS NOTICIAS. YO LE DISPARÉ AL ALGUACIL, PERO NO MATÉ AL DIPUTADO. YO LE DISPARÉ AL ALGUACIL, PERO NO MATÉ AL DIPUTADO. LA LIBERTAD VINO HACIA MÍ UN DÍA. Y ME FUI DE LA CIUDAD. DE PRONTO VI AL ALGUACIL JOHN BROWN APUNTÁNDOME
PARA MATARME. ENTONCES LE DISPARÉ Y LO MATÉ. Y DIGO:
SI SOY CULPABLE, PAGARÉ. YO LE DISPARÉ AL ALGUACIL, PERO
JURO QUE FUE EN DEFENSA PROPIA. YO LE DISPARÉ AL ALGUACIL,
Y ELLOS DICEN QUE MEREZCO LA PENA DE MUERTE. YO TUVE MEJORES REFLEJOS./ Y LO QUE DEBE SER DEBE SER./ TANTO VA EL CÁNTARO A LA FUENTE QUE ACABA POR ROMPERSE.

Rincón de las ocurrencias. Bierce (3).

BACCHUS, s. A convenient deity invented by the ancients as an excuse for getting drunk.

Baco, n. Socorrida deidad que fue inventada en la antigüedad como excusa para el emborrachamiento. (…)

BAROMETER, s. An ingenious instrument which indicates what kind of weather we are having.

Barómetro, n. Ingenioso aparato que informa del tiempo que está haciendo.

BELLADONNA, n. In Italian a beautiful lady; in English a deadly poison. A striking example of the essential identity of the two tongues.

Belladona, s. En Italiano, hermosa mujer; en Inglés, veneno mortal. Llamativo ejemplo de la afinidad de base entre las dos lenguas.

BIGAMY, n. A mistake in taste for which the wisdom of the future will adjudge a punishment called trigamy.

Bigamia, s. Falta de gusto que en un futuro más sabio se  castigará con pena de trigamia.

El langostino del Ebro. Micronar(ración) de los langostinos también lloran. Francés (2)

La grosse crevette détestait la foule, bien qu’à cette époque de l’année ce soit presque inévitable. C’était la proximité du Noël la cause des allées et venues des gens qui faisaient leurs achats pour les fêtes. Au milieu de tellement de gaieté, pour quoi fallait-il qu’elle se sente si chagrinée ? Lui rongeait l’idée de ne pas savoir à quelle sauce elle serait mangée. Moins que rien elle désirait finir cuite dans une soupe ou sur un froid lit de frisée, soit panée soit en cocktail. Quelle vulgarité ! Elle rêvait quelquefois d’un bain de sauce mousseline aromatisée à l’armagnac, relaxant et sophistiqué. C’est comme ça qu’elle se serait trouvée dans son élément.

Ce qu’elle n’aurait jamais pu imaginer, c’était de se voir comme ceci, par terre, dans le marché fermé, dans le noir, en craignant le silence, la solitude, le néant. C’était possible que personne ne se soit rendu compte qu’elle était là ?

Il y avait à peine une demi-heure qu’un chat l’avait rapprochée. Il l’a flairée, il a fait un tour autour d’elle, en la regardant, en remuant sa queue. Il l’a léchée, il a essayé de la prendre avec sa patte et il a miaulé deux fois. Après il est reparti. Dehors régnait une grande agitation et, parfois, on entendait quelque chant de Noël.

TRADUCCIÓN :

El langostino odiaba las multitudes, aunque en esta época del año fuera casi inevitable. Era la proximidad de la Navidad la causa de las idas y venidas de la gente que hacía sus compras para la fiesta. Entre tanta alegría, ¿por qué tenía él que sentirse tan apenado? Le carcomía la idea de no saber cual sería su destino. Nada deseaba menos que acabar achicharrado en una sopa, o sobre una fría cama de escarola, ya fuera rebozado, ya en cóctel. ¡Qué vulgaridad! A veces soñaba con un baño de salsa muselina al aroma de armañac, relajante y sofisticado. Así es como se encontraría en su salsa.

Lo que nunca hubiera podido imaginar era verse de este modo, por los suelos, en el mercado cerrado, a oscuras, temeroso del silencio, de la soledad, de la nada. ¿Era posible que nadie se hubiera dado cuenta de que estaba allí?

Hacía apenas media hora que un gato se le había acercado. Lo olfateó, dio una vuelta a su alrededor, mirándolo, moviendo la cola. Lo lamió, intentó cogerlo con la pata y maulló dos veces. Después se marchó. Afuera reinaba un gran bullicio y de vez en cuando se oía algún villancico.

Pilar Ruiz Ruiz

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Un amigo poeta, Raymond Beyeler y un grabado de Alechinsky

Le conocí hace casi 30 años en Florencia. Estábamos asistiendo a un curso de italiano de dos meses. Hacía un calor insufrible y yo había contraído una variante del síndrome de Stendhal. En lugar de ir a ver, me había replegado en mi habitación, un húmedo semisótano cerca de la villa donde se daban las clases. Leía guías turísticas, me informaba de las actividades gracias a Repubblica, cuya página central fue mi mejor profesor de italiano, pero no era capaz de lanzarme a los museos, iglesias, conventos, plazas, fachadas, palacios, puentes, placas conmemorativas, mercados, sacristías, escaleras, castillos, exposiciones, jardines, corredores, esquinas, fuentes, pórticos, bibliotecas, patios, que hay en Florencia. Tenía el aliento cortado. Venía de Madrid, pero el casco histórico de Florencia no tiene comparación alguna con casi nada. Es insoportable, se corre el riesgo de morir disuelto por el sudor del verano y por la pérdida de identidad. Un flâneur como yo, que deja que la mirada, como la atención difusa del psicoanalista freudiano, se pose allí donde algo le llama la atención, hubiera sido presa de contorsiones insufribles, de una aceleración visual que me habría llevado a ser atropellado o a darme de bruces con una señal urbana. Hay que tener algún centro di gravitá permanente para pasear por esas calles sin perderse, dejando como pulgarcito migas de pan para seguir el rastro de vuelta del viaje tras el éxtasis. Pero él tenía más experiencia  y me sirvió de acicate.                                    
Ha dedicado su vida a ahorrar para después fundir lo acumulado en un grand tour intermitente por el mundo. Su media de estancia en cada  ciudad era de tres meses de dicha tras tres tristes años de trabajo. Después de Florencia, me parece que se fue a Venecia, a una pensión literaria en la Giudecca, y más tarde a Berlín. En Florencia, me hizo aceptar lo real, el mal menor consistente en ver solo algunas cosas, aunque tuviera que pasar del síndrome de Stendhal al de turifel (descrito  por S. Ferlosio en sus tratados sobre moral y costumbres). No compartía todos sus intereses culturales, ni el los míos, pero creo que los dos somos, en muy buena parte, autodidactas algo caprichosos y no voy a explicar qué significa eso en términos vitales, porque solo interesa a los que ya lo saben.
Uno o dos años después vino a verme a Pavia. Le recuerdo vestido con un conjunto verde, como el atuendo de médico de hospital, pero de tono más oscuro y corte tipo sahariana. Me dio un ejemplar de una de las revistas en las que colaboraba, Phréatiques, que aún conservo,  y tuvo una pequeña enganchada con mi mujer. Ella, muy antiyanqui, había dicho algo sobre ese colectivo imaginario y él insistía en que lo importante era el individuo, el individuo, con acento en la u. Tenía razón, pero a veces se hace cómodo el tópico, como un break en medio de la experiencia vivida a pecho descubierto. Además el indivi-dúo por lo menos son dos.
Seguimos escribiéndonos, pero al final le perdí de vista durante muchos años, hasta que por arte de magianet reapareció, saliendo de la chistera de mi cuenta de correo google.  Cuando le conocí ya había ganado un prestigioso premio para jóvenes poetas. Después, ha seguido publicando, incluso, según me contó, alguna novela policiaca. Su grand tour viajero no ha acabado, pero, ahora, sobre todo, rueda películas como actor, creo que de reparto. Hace poco hizo un telefilm sobre la vida de Boris Vian, en el papel  de amigo del poliédrico escritor y músico  –”pobre Colin”, decía la anciana tía de un amigo de la universidad cuando le hablábamos de La Espuma de los días, como quien habla de un perrito enfermo. Me cuenta en un correo que se le ve en el rodaje de un cocktail  en la editorial Gallimard en 1947. Al decírmelo, a mí me bailaron las fechas de la Segunda Guerra Mundial y lo imaginé rodeado de nazis. Después, caí en la cuenta y entonces lo vi curioseando por los estudios, sabiendo seguramente mejor  que los otros actores a quién representaba cada personaje y cuáles eran los pintores cuyos cuadros decoraban la sala de la recepción, aprovechando en suma cada instante útil con esa misma sed inteligente de vida que ya tenía hace 20 o 30 años, qué más da.
Siempre le interesó la pintura. Recuerdo su antigua pasión por Piero della Francesca y por la pintura en general. Los dos poemas que aparecen a continuación pertenecen a la misma rama de textos. Tras ellos, he incluido dos imágenes. No hubiera sido necesario, pero intenet facilita el espíritu detectivesco y he encontrado una obra con el mismo título que el primer poema y del mismo pintor cuyo nombre encabeza el texto. Con respecto a les Nymphéas, doy un enlace que permite una visita virtual. No es lo mismo que la experiencia quintaesenciada del texto poético, pero a alguno le hará gracia.

Ambos textos ya habían sido publicados en Concerto pour marées et silence, revue, 2009.

LA MER NOIRE
ALECHINSKY, COLLECTION PARTICULIERE, OSTENDE

Le signe en travail, dans la marge, nous instruit. Il fuse, germe et feu, impérieusement.
Cette apostille a des couleurs. Dévorantes, insatiables. Mais le sujet sait les circonscrire.
Le flux remue son sel, la nuit s’abîme. Nous craignons leurs manières d’encre, leur oeuvre sans fond.
La terre passe sous silence. L’épreuve pèse, devant, que gouverne un ponton en souffrance.
Dans l’attente, on estime la méridienne, la patience des hauteurs. La mer écrit, pour le solstice. Ses déliés font des vagues.
D’une rive l’autre, la vie improvise à l’excès sa gloire horizontale.
Tout accable. Notre étoile désespère à traverser les mondes. La lune crie où l’on te regarde.
Mais ton métier est de veiller. Et quand, autour, le geste assaille, chercher sur la carte du ciel la lumière des disparus.

clip_image001


LES NYMPHEAS
CLAUDE MONET, ORANGERIE, PARIS

La substance fait des gestes. Toute couleur infuse. La matière apprend à penser.
Elle plisse son corps vagal sur le bleu de la touche. Ou se dissout dans l’élément qui se souvient.
Le ciel recule, plus bas, quand nous penchons notre image. La lumière inverse la forme, estime la durée qui la contient et, d’une langueur détachée, étanche les étamines.
C’est la gloire de l’entrelacs, la confusion des ellipses.
Les communiantes au miroir bercent des ombres. Leurs pétales cillent, cousus au point de tulle.
Là, des feux de brume s’ancrent sur l’estampe. Ils consument leur cœur comme des météores dans la béatitude du demi-jour.
L’art est sans rives. C’est une grande conspiration végétale qui absorbe des signes.
La Beauté s’éprit dans le reflet du monde : avant les yeux déjà, l’eau regardait les fleurs.

Raymond Beyeler

http://www.musee-orangerie.fr/homes/home_id24799_u1l2.htm

martes, 15 de diciembre de 2009

Fiesta de navidad. Risas rusas, regalos y ración de ensaladilla en la Sala Roja de conferrencias.

clip_image002

Новогодний Праздник

отделения Русского языка

Приглашаем всех, кто любит русский язык, на наш праздник!

Понедельник, 21 декабря

18:00 – 20:00 часов

Зал для конференций

В программе:

Конкурсы, песни, игры, подарки, русские угощения....

Мы ждём Вас!


clip_image002[1]

Fiesta de Navidad del Departamento de Ruso

LUNES, 21 DE DICIEMBRE

18:00 – 20:00 horas

SALA DE CONFERENCIAS

En el programa:

Canciones Juegos Risas Concurso de ensaladilla rusa Comida rusa Regalos

¡Os esperamos!

Rincón de las ocurrencias. Bierce (2).

ABSURDITY, n. A statement or belief manifestly inconsistent with one's own opinion.

Absurdo, s. Opinión o creencia muy poco acorde con lo que uno mismo piensa.

ADORE, v.t. To venerate expectantly.

Adorar, v.t. Venerar interesadamente.

AMBIDEXTROUS, adj. Able to pick with equal skill a right-hand pocket or a left.

Ambidiestro,adj. Dotado para robar del bolsillo izquierdo y del derecho con la misma finura.

AMNESTY, n. The state's magnanimity to those offenders whom it would be too expensive to punish.

Amnistía, n. Gesto magnánimo del Estado para con aquellos a los que resultará demasiado oneroso castigar.

ANTIPATHY, n. The sentiment inspired by one's friend's friend.

Antipatía, n. Sentimiento que despierta el amigo de un amigo nuestro.

APPLAUSE, n. The echo of a platitude.

Aplauso, n. Eco de un simpleza.

ARMOR, n. The kind of clothing worn by a man whose tailor is a blacksmith.

Armadura, n. Vestimenta que luce aquel cuyo sastre es un herrero.

ABSENT, adj. Peculiarly exposed to the tooth of detraction; vilifed; hopelessly in the wrong; superseded in the consideration and affection of another.

Ausente, adj. Que corre el claro riesgo de ser criticado, vilipendiado, considerado sin remisión en el error y está expuesto a dejar de ser estimado en favor de terceras personas. (…)

El langostino del Ebro. Micronar(ración) de meteduras de gamba. Francés (1).

La grosse crevette que je me suis achetée ne me va pas avec le costume de velours rouge. Je ne sais pas comment l’attacher au revers du blazer, je l’attache avec une ficelle mais elle la coupe avec ses pinces. J’essaye de la convaincre de rester collée au col de la chemise toute la soirée, mais fatiguée, elle se laisse tomber. J’ai beau me parfumer, je sens toujours le poisson. Et même si je lave la grosse crevette j’ai toujours les vêtements pleins de taches. C’est là que j’ai compris ce que le magazine voulait dire : ce qui est à la page ce n’est pas de porter une grosse crevette mais une grosse cravate.
TRADUCCIÓN
Nota: la traducción en español no tiene mucho sentido, es un juego de palabras entre crevette (gamba) y cravate (corbata).

El langostino que me he comprado no pega con el traje de terciopelo rojo. No sé como sujetarlo a la solapa de la americana, lo ato con un hilo pero él lo corta con sus pinzas. Intento convencerlo de que se quede pegado toda la noche pero, cansado, se deja caer. Por mucho que me perfumo huelo siempre a pescado. E incluso si lavo al langostino tengo siempre el traje lleno de manchas. Entonces, he entendido lo que la revista quería decir: lo que está de moda no es llevar un langostino (grosse crevette) sino una gran corbata (grosse cravate).

Ángela Román

lunes, 14 de diciembre de 2009

Rincón de las versiones (18) ¿El cambio climático afecta al frío interno?

Reproduzco las líneas que J. J. Millás dedica al frío en El mundo, Planeta, 2007, una autobiografía novelada. La parte dedicada a su infancia es estupenda. El resto, no tanto.

millas1 millas2 milla3

Pero el aumento de la temperatura media amenaza en convertir a los sabañones de Millás en un motivo costumbrista. Otro que habla mucho del frío en sus memorias es Gamoneda. Mejor lo dejamos para otro día.

A mediados del largo noviembre en Madrid, cuando ya estaba instalado el árbol de Navidad en la Puerta del Sol, la gente iba en manga corta y las heladerías estaba llenas.

PICT0675 PICT0676

¿Por qué me gusta esta canción? Por varias cosas, creo yo. Por la voz de quien la canta, que desmiente la endeblez de su cuerpo, conservando, sin embargo, su delicadeza. Me transmite determinación, capacidad de atender al detalle y al conjunto, el grado justo de timidez y de conciencia de uno mismo y de sus sentimientos. Y además, me gusta su sinceridad en la expresión, sin olvidar por un momento lo que de artificioso tiene cantar.

La letra no vale mucho, como ocurre a menudo con las canciones que más nos gustan. Pero la melodía me encanta y la imagen de esta chica que hablaba del frío del corazón hace 50 años, del amor como fuente precaria de calor, de energía, que decía sentirse desilusionada, cuando en la España oficial la mujer era todavía un cuerpo destinado al reposo del guerrero, me conmueve:

D'inverno il sole stanco/a letto presto se ne va/Non ce la fa più
non ce la fa più/La notte adesso scende/con le sue mani fredde su di me/Ma che freddo fa!/Ma che freddo fa!/Basterebbe una carezza
per un cuore di ragazza/Forse allora sì che t'amerei./ Cos'è la vita/ senza l'amore,/ è solo un albero/ che foglie non ha più
e s'alza il vento/un vento freddo/ come le foglie/ le speranze butta giù/Ma questa vita cos'è /se manchi tu./Mi sento una farfalla/che sui fiori non vola più/che non vola più/che non vola più.
Mi son bruciata al fuoco/del tuo grande amore/che s'è spento già
Ma che freddo fa!/ Ma che freddo fa!/ Tu ragazzo m'hai delusa,/hai rubato dal mio viso/quel sorriso che non tornerà.
Cos'è la vita/ senza l'amore,/ è solo un albero/ che foglie non ha più
e s'alza il vento/un vento freddo/ come le foglie/ le speranze butta giù/Ma questa vita cos'è /se manchi tu. /Cos'è la vita/Che freddo fa!/ se manchi tu.

Desde que ella la cantó la cosa no ha hecho otra cosa que empeorar. Ella misma se encargó de destrozarla en francés. Dalida tampoco se quedó corta:

Dans l'aube qui s'apprête /Déja s'ouvrent les lilas/Et pourtant j'ai froid/ Et pourtant j'ai

froid /Au bout de ma fenêtre/Le soleil se reflète sur les toits/ Et pourtant j'ai froid/ Et pourtant j'ai froid/Je me sens perdue/Mon lit est grand comme un désert/Et dans mon coeur sont revenus/Les jours d'hiver/La vie loin de toi/La vie loin de toi/C'est comme un ciel qui ne verrait jamais le jour/Ma chance et ma joie/Me viennent de toi /Et mes étés portent le nom de ton retour/Ne tarde pas, j'ai si froid /Sans ton amour/Ta place est encore chaude/Je l'entoure de mes bras /Et pourtant j'ai froid/Et pourtant j'ai froid/Mais ce n'est pas ta faute /Je sais qu'un jour ou l'autre tu me reviendras/Et pourtant j'ai froid /Et pourtant j'ai froid/Le bonheur vois-tu/Ce n'est peut-être qu'espérer/Et puis après s'être perdu/Se retrouver/La vie loin de toi /La vie loin de toi/C'est comme un ciel qui ne verrait jamais le jour /Ma chance et ma joie/Me viennent de toi/Et mes étés portent le nom de ton retour/Ne tarde pas, j'ai si froid/Sans ton amour/Ne tarde pas/Car j'ai si froid/Ne tarde pas/Car j'ai si froid/ Ne tarde pas
Car j'ai si froid.

A partir de ahí, la canción siguió viva, pero enferma:



Está cansado el sol de tanto y tanto caminar,


Se va, se va, se va, se va,/Las sombras de la noche avanzan/Lentamente sobre mí,/Hace frío ya, hace frío ya,/Bastaría solamente recibir una caricia,/Para darte a ti mi corazón./Que es la vida, si no hay cariño,/Es como un árbol q sin hojas se quedó./Es como el viento, el frío viento,Que dejo triste y solitaria a la ciudad/Y es la vida q es, si faltas tú./Siento mariposa que a la flor no vuela más,/Que no vuela más, que no vuela más,/Quemada por el fuego de tu inmenso amor,Que apagado está, hace frío ya./Has borrado la sonrisa, q en mis labios yo tenia,/Y tu sabes q no volverá.Que es la vida si no hay cariño,Es como un árbol que sin hojas se quedó,Es como el viento, el frío viento,Que dejo triste y solitaria a la ciudadY esta vida que es si faltas tú.


Hasta que C. Gabarre le dio un toque flamenco que la hizo mejorar algo:



Rincón de las ocurrencias. El diablo está en los detalles. Pequeña antología de Bierce (1).

A renglón seguido presento una pequeña antología del Diccionario del diablo, de A Bierce. Para las traducciones me he ayudado con las dos ediciones en español que conozco del libro (Relatos. Diccionario del diablo. Edición de Aitor Ibarrola, Cátedra, Letras Universales, 1999, y El diccionario del diablo, Edición de E. J. Hopkins y Traducción y notas de Vicente Campos, Debolsillo, 2007). Sobre Bierce se puede consultar, por ejemplo, la Wikipedia:

En inglés, y, solo sobre el Devil´s dictionary,; en español; en alemán, y, sobre el dic.,; en francés, y, sobre el dic., ; en ruso; en italiano, y sobre el dic.,

ABDICATION, n. An act whereby a sovereign attests his sense of the high temperature of the throne.

Abdicación, s. Acto a través del cual un soberano da fe de haber constatado hasta qué punto el trono está caliente.

ABDOMEN, n. The temple of the god Stomach, in whose worship, with sacrificial rights, all true men engage. From women this ancient faith commands but a stammering assent. They sometimes minister at the altar in a half-hearted and ineffective way, but true reverence for the one deity that men really adore they know not. If woman had a free hand in the world's marketing the race would become graminivorous.

Abdomen, s. Templo del Dios Estómago. A su adoración, la cual incluye obligaciones sacrificiales, se entregan todos los hombres. Entre el género femenino esta antigua creencia solo está parcialmente aceptada. A veces ellas se inclinan ante el altar, pero lo hacen con cierto escepticismo y de forma poco concluyente, pues no participan de la verdadera adoración que profesan los hombres hacia su única deidad.

ABORIGINIES, n. Persons of little worth found cumbering the soil of a newly discovered country. They soon cease to cumber; they fertilize.

Aborígenes, s. Individuos de escaso mérito hallados mientras merodean por tierras recién descubiertas. En seguida, dejan de merodear para pasar a servir de abono.

ABSTAINER, n. A weak person who yields to the temptation of denying himself a pleasure. A total abstainer is one who abstains from everything but abstention, and especially from inactivity in the affairs of others.

Abstinente, s. Débil persona que cae en la tentación de negarse a sí misma un placer. Un abstinente total se abstiene de cualquier cosa que no sea la abstinencia y, en particular, de no intervenir en los asuntos de los demás.

domingo, 13 de diciembre de 2009

Rincón de los libros. La isla, Stuparich, Giani, Barcelona, Editorial Minúscula, 2008.

Hacía meses que quería leerlo, pero decidí esperar a que llegara el original. No llegó. Después fui a la biblioteca a buscarlo, pero entre las buenas críticas y la pequeña repercusión que tuvo en algunos medios de comunicación, siempre estaba prestado. Además, en estos dos últimos meses el blog, palabra que casi estaba escrita en mi apellido, no ha hecho más que quitarme tiempo.

Ser de Trieste como Stuparich y querer ser escritor debe ser como ser hijo de McEnroe y querer ser tenista de saque y volea. Duro, reservado a los auténticos valores. Magris, en el  posfacio al volumen, explica la vocación de Stuparich como parte de un compromiso intelectual global, dignamente heredado y vivido con entrega y frutos considerables en distintas direcciones, no todas estrictamente literarias. Según él, Stuparich representa la corriente luminosa de la literatura triestina, el lado amable, que no quiere en absoluto decir fácil, de aquel universo. Para decirlo en pocas palabras, el intento de construir una obra sobre la verdad del hombre, concebido como un ser que aún puede ser virtuoso.

La isla cuenta el encuentro de un padre, enfermo muy avanzado de cáncer, con su hijo. El padre convoca al hijo para que pase con él unos días en la isla que le vio nacer -no recuerdo si aparecen los nombres de pila de los personajes centrales, pero, en cualquier caso, resulta evidente que hay una voluntad de esencialidad en la descripción de las relaciones paternofiliales, un intento de que la narración sea un exemplum no moralizante sobre ellas. Los dos están bien avenidos, con esa extraña mezcla de afinidad electiva y consanguinidad que nunca aparece en las películas de Eastwood. La certeza sobre la próxima muerte del padre crea, sin embargo, en el hijo una distancia con respecto a él que no sabe cómo gestionar. Querría ayudarle a llevar el peso, peso le ha escondido la gravedad del mal y la narración no da pistas claras sobre el grado de conocimiento que el padre tiene de su enfermedad. En cualquier caso, parece una personalidad que cobra vida haciéndose ligera para los demás, más dotada para dar que para recibir ayuda. La muerte, vista en el espejo del padre se convierte en un memento trágico para el hijo, que es el siguiente en la cola, aunque quede mucho espacio aún entre él y la caja. Y todo ello, sentido de forma turbia, delirante, porque aún busca ser un ente autónomo. Solo al final del libro, cuando los dos se alejen de la isla, tras un brusco empeoramiento, comprenderá lo que pierde: “El hijo vio empequeñecerse la isla, desvanecerse en el horizonte bajo el inmenso resplandor del mar. Fue aquel el primer momento en el que tuvo la conciencia precisa y simple de lo que perdía al perder a su padre”. Hasta entonces la preocupación y el sufrimiento hacia su progenitor eran los de un ser en parte indiferenciado con respecto a él, un hijo condenado a serlo ante tan hermoso padre.

La historia está muy bien escrita, lo que ocurre tiene dimensión trágica de altos vuelos, en parte por la habilidad en la descripción del paisaje, contrapunto a la desazón del hijo y al cáncer del padre. Por poner un pero, diría que alguna redundancia, para mí , sobra. Sin embargo, se tiene la impresión de estar ante un mar y un campo tan hermosos como indiferentes hacia el sufrimiento, que sirven de escenario sumisamente vivo, dando profundidad a esta breve anécdota, unos días nada más  (97 páginas), que es ejemplo de capacidad técnica y reflejo de la verdad tristemente luminosa, esa que a veces solo el arte sabe darnos, esa a la que aspiran los clásicos positivos.